*

X

La espectacular lluvia de estrellas de las Gemínidas, 13 y 14 de diciembre, 2017

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/09/2017

Una de las más abundantes lluvia de estrellas del año, la Gemínidas podrán vislumbrarse el 13 y 14 de diciembre

Para Carl G. Jung, unas de las figuras inminentes del psicoanálisis, las cuatro estaciones del año representan el ciclo de vida de los humanos: la primavera, la infancia; el verano, la adolescencia y adultez; el otoño, la adultez mayor; y el invierno, la senectud. Sin embargo, también pueden relacionarse con el ciclo de vida –inicio, clímax, decadencia y final– de cada relación de pareja, proyecto laboral o algún momento característico. Es decir, son la representación simbólica de la vida que goza a veces de sequías, inundaciones, abundancias o pequeños regalos de la naturaleza.

Ahora en esta última etapa del ciclo del año, el invierno, hay ocasiones en que la naturaleza brinda destellos de ilusión. Un ejemplo de ello no es sólo el solsticio, también las lluvias de estrellas que tendrán lugar en este último mes del año. Para el 13 y 14 de diciembre, caerán más de 100 estrellas por hora. Se trata de una lluvia de las estrellas Gemínidas, la cual goza de cierta popularidad en la astronomía ya que puede observarse desde cualquier punto en la oscuridad total. Y en caso de que el clima esté en buenas condiciones, se posarán más de 100 meteoritos por hora ante nuestros ojos. Las Gemínidas, provenientes en locación aparente de la constelación de Geminis, son algunas de los meteoros más populares para aficionados.

Las Gemínidas son en realidad el resultado del colapso de la Tierra con los restos cósmicos del asteroide Phaethon -un cometa que deja a su paso un camino de polvo y partículas en dirección al Sol-, el cual puede visualizarse como un estallido de luz. Y para el 22, la lluvia de estrellas de Úrsida tendrá lugar momentos antes del amanecer y del solsticio de invierno. Al igual que las Gemínidas, está lluvia de estrellas podrán verse en un lugar con poca contaminación lumínica; sin embargo sólo se verán diez meteoritos por hora pues para esa fecha, la Luna se encontrará iluminando los cielos en todo su esplendor. Lo ideal es encontrar un cielo oscuro para notar las estrellas fugaces.  Después de todo, ¿qué mejor manera de cerrar este ciclo que con un regalo de la naturaleza que cumple los deseos y nos hace estar en plena consciencia de la vida?

6 mitos sobre el cerebro y su funcionamiento, según la neurociencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/09/2017

Su estudio ha pasado por manos de filósofos naturales, frenólogos, médicos y neurólogos, dando como resultado teorías que terminaron por convertirse en mitos o dilucidar un poco sobre su funcionamiento

Pese a ser una parte indispensable del ser humano y haber sido estudiado desde la Antigüedad, el cerebro sigue guardando recelosamente algunos misterios que ni la neurociencia es capaz de liberar. Su estudio ha pasado por manos de filósofos naturales, frenólogos, médicos y neurólogos, dando como resultado teorías que terminaron por convertirse en mitos o dilucidar un poco sobre su funcionamiento. Conoce algunos secretos que la ciencia aún no ha descubierto sobre el cerebro y la mente (y es ahí donde reside Dios, según los investigadores):

– La manera en que se codifican las neuronas. Si bien la comparación entre un sistema computarizado y un sistema neurológico es una metáfora muy común en el ámbito de la neurociencia, los estudiosos del tema aún no logran descubrir cómo el estímulo eléctrico es capaz de convertirse en información codificada. Hasta ahora, se sabe que la conducta neuronal se lleva a cabo mediante signos químicos con información sobre lo que vemos, oímos, olemos y tocamos.

– Cómo percibe el dolor. Se trata de un impulso instintivo de protegerse cuando tocamos algo caliente que nos quema, empezando todo por corpúsculos sensoriales que activan los receptores de dolor –o nociceptores. Esta información se conduce hacia la espina cordal antes de entrar en las áreas del cerebro que perciben el dolor. Desgraciadamente aún no se sabe cómo la experiencia subjetiva del dolor puede amplificarse, disminuir o bloquearse completamente antes de entrar al cerebro y, por lo tanto, cada ser humano posee un umbral diferente.

– El mundo onírico. Hasta ahora, la teoría más convincente de por qué dormimos es que es para restaurar memorias, aprendizajes y energía, mientras que los sueños tienen un rol importante en la plasticidad neuronal y en el aprendizaje.

– La cantidad de recuerdos que se pueden almacenar y recobrar de la memoria. Según un estudio realizado en 1953 en un paciente epiléptico, la memoria se encuentra en el lóbulo temporal medial, principalmente en el hipocampo. De modo que el hipocampo se convierte en un elemento crucial para crear nuevos recuerdos a largo plazo –fenómeno que se llamaba potenciación a largo plazo. Sin embargo, se desconoce la capacidad del hipocampo para crear y almacenar los recuerdos: al final, ¿cuánto se puede recordar realmente?

– El proceso de la toma de decisiones. A diario se toman una serie de decisiones, desde acciones triviales hasta las que requieren un proceso deliberativo. Ambas provienen de dos sistemas cerebrales diferentes: el del control cognitivo y el de la red de evaluación –aquella que brinda probabilidades de éxito a cada una de las opciones. No obstante, conforme se investiga más al respecto, surgen más teorías que comienzan a sobreponerse, invalidarse entre sí y a poner en riesgo el entendimiento de la toma de decisiones. ¿Qué tiene más peso a la hora de tomar una decisión: la cognición, el beneficio o el inconsciente?

– La definición de inteligencia. Si bien se popularizó el término de Coeficiente Intelectual –CI– para términos académicos, la realidad es que este parámetro se limita sólo a habilidades lógico-matemáticas. De acuerdo con Gardner, existen distintos tipos de inteligencias, personas sobresalientes en uno o dos tipos de inteligencias o sobredotados, y una evolución de ellas a lo largo del tiempo. Es decir que la inteligencia, en cada una de sus versiones, no es estable por sí sola: cambia conforme el desarrollo de la persona.