*

X

Cápsulas de brillantina para la vagina: la nueva (y peligrosa) tendencia sexual

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2017

Bombas de glitter que hacen que la vagina y el pene brillen: un divertido juguete sexual ha cobrado popularidad, no sin generar alarma entre médicos

Recientemente, una serie de cápsulas de brillantina (glitter, en inglés) se han vuelto muy populares. Según informa la sexóloga Eva Wiseman en The Guardian, las Passion Dust Intimacy Capsules se agotaron rápidamente en el Reino Unido. Esto podría ser permanente, ya que próximamente podrían ser prohibidas. 

Las cápsulas son vendidas bajo el mensaje promocional de "pequeñas cápsulas abrillantadas que se disuelven cuando se insertan en la vagina y desprenden el dulce brillo que es Passion Dust". Un polvo brillante de pasión con un cierto sabor, supuestamente "mágicamente delicioso". El chiste es que al tener sexo la vagina y el mismo pene empiezan a llenarse de este polvo y empiezan a brillar; como dice Wiseman, se convierten en disco balls, en unicornios luminosos, en un bamboleo de estrellas.

El problema es que los brillos que se usan pueden ser tóxicos -las mismas cápsulas advierten que no son comestibles. Se trata de microcuentas planas de plástico que han sido prohibidas en Estados Unidos. Este "glitter", también utilizado en los protectores de smartphones, ya ha causado reportes de irritación y quemaduras en la piel. 

El artículo de Wiseman es en cierta forma delicioso, como esta sexy brillantina, pero con una ironía muy consciente. Habla de que esta "feminidad tóxica" es algo que la cultura actual está dispuesta a pagar como resultado de seguir manteniendo "la cultura de las princesas":

El asunto de los brillos es que hacen que las cosas aburridas sean excitantes. Y esta es la razón por la cual su lado oscuro es tan fácil de ignorar. ¿Ya sabíamos que los brillos eran un truco, una distracción?... Al igual que para cubrir errores en tarjetas de cumpleaños, lo usamos para decorar cosas difíciles, como salir en público, o ser mujeres... Los brillos hacen que un encuentro incómodo se convierta en una fiesta de té de princesas, y las excreciones vaginales se vuelvan algo seguro y caricaturesco que sabe a Skittles.

La doctora Jen Gunter explica que las mujeres no deben poner estas bombas de glitter en la vagina. Anteriormente ya se había presentado una tendencia cosmética llamada "vajazzling", en la que el pubis o la vulva eran decorados por brillitos o algunas joyas, algo que puede hacerse de forma que no sea peligroso, pero esto se hacía de manera externa. Introducir estas cápsulas puede producir granuloma y dermatitis en la vagina, además de que pueden convertirse en nidos de bacterias y afectar el pH de la vagina, según Gunter, quien señala que lo que es seguro para aplicarse en los labios no necesariamente lo es para la vagina. "Chicas, si quieren esparcir su brillo, pueden llenar el pene de su pareja, aplicándose brillo en los labios y embarrándolo de la forma tradicional", dice la ginecóloga, aclarando que antes deben checar con un urólogo si esto no irrita la uretra.

Dejar los carbohidratos y consumir más grasas podría hacer que vivas más y recuerdes mejor

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2017

La dieta quetogénica podría ser una de las mejores formas de alimentación para la salud general del cuerpo y también para el bienestar cognitivo

Quien conozca un poco sobre la manera en que funciona nuestro cuerpo sabrá que, en general, la energía que necesitamos cotidianamente la obtenemos de dos fuentes principales: los carbohidratos y las grasas de nuestra alimentación. 

Con los carbohidratos sucede, sin embargo, que nuestro cuerpo los descompone y quema la energía que necesita pero el sobrante lo almacena en forma de grasa, lo cual, cuando es excesivo, resulta en sobrepeso y obesidad. Las harinas y los azúcares refinados son los carbohidratos más comunes en nuestra época, de ahí también los niveles crecientes de obesidad en la población de distintos países.

La cetosis, por otro lado, es un proceso metabólico bien documentado y conocido que consiste en evitar el consumo de carbohidratos para llevar así al cuerpo a una situación en que esté obligado a quemar las reservas de energía almacenadas, es decir, la grasa corporal. Cabe mencionar que, llegado el momento, el cuerpo se habitúa a consumir con mayor eficiencia incluso las grasas que se consumen en el momento y no sólo las acumuladas. 

A este tipo de alimentación que prescinde casi en su totalidad de los carbohidratos se le conoce como dieta quetogénica (a veces también se le encuentra como “dieta ketogénica” o simplemente “dieta keto”) y más allá de la atención que ha recibido por medios de divulgación o populares (en razón de la pérdida de peso que provoca), también la ciencia se ha abocado a investigar sus efectos generales en el funcionamiento del cuerpo humano.

Recientemente, la revista especializada Cell Metabolism publicó un par de estudios al respecto, específicamente sobre la relación entre la reducción de consumo de carbohidratos y, por un lado, la función cognitiva de la memoria y, por otro, la longevidad.

En el primer estudio (que puede consultarse en este enlace), los científicos alimentaron a tres grupos de ratones de 12 meses de edad con sendas dietas: una carente en absoluto de carbohidratos (1), otra balanceada (2, el grupo de control) y la tercera abundante en grasas y con tan sólo un 15% de consumo de carbohidratos (al cual se arribó gradualmente, para mantener el metabolismo de los roedores en estado constante de cetosis, que se hubiera anulado de sobrepasar dicho porcentaje; grupo 3).

Después de unos días con su dieta correspondiente, los ratones de los tres grupos cumplieron con un ciclo quetogénico de una semana, después de la cual volvieron cada cual a su dieta anterior. Tras este período, los ratones que habían consumido más grasas previamente (3) habían salido del ciclo con mayor peso, además de que había sido también el grupo que, junto con los ratones del grupo quetogénico (1), había consumido más calorías.

Fue en este estudio en el que se observaron mejoras en las habilidades cognitivas, marcadamente la memoria, derivadas de la dieta quetogénica. Los roedores de dicho grupo tuvieron un desarrollo cognitivo normal con el paso del tiempo pero desarrollaron mejores habilidades de aprendizaje óptico-espacial y obtuvieron mejores resultados que los ratones de otros grupos en pruebas de memoria. En detalle, aprendieron mejor a evitar un impulso eléctrico y a reconocer objetos nuevos de su entorno. Esta mejora, por cierto, se sostuvo a lo largo de toda su edad mediana.

En la segunda investigación (que puede consultarse en este enlace) se trabajó con tres grupos de ratones bajo las mismas características, tanto en edad como en tipo de dieta: sin carbohidratos, con ingesta baja de carbohidratos y el grupo de control con una dieta balanceada. 

En este estudio, las observaciones se centraron en la longevidad de los roedores y, de acuerdo con los resultados, los roedores con dieta quetogénica vivieron más y en mejores condiciones que sus pares que recibieron una dieta balanceada. Asimismo, en esta investigación se observó que la dieta quetogénica retrasa el deterioro de las funciones cognitivas asociadas con el envejecimiento, e incluso parece contribuir a preservar las funciones motoras.

Curiosamente, el efecto más significativo de la dieta quetogénica parece ser sólo en el cerebro, pues al menos en lo que respecta a longevidad los ratones que consumieron una dieta reducida en carbohidratos vivieron casi tanto como los roedores de la dieta quetogénica.

Por supuesto queda mucho por investigar, pero parece ser que este tipo de alimentación es una de las mejores opciones para quien desee conservar su salud en el mediano y largo plazo.

 

También en Pijama Surf: Cómo mantenerte sano incluso si comes chatarra, fumas, no haces ejercicio y bebes