*

X

Domina estos 8 signos de lenguaje corporal y causarás siempre una buena impresión

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/26/2017

El cuerpo es una herramienta imprescindible para provocar una buena impresión en los demás. Más de una entrevista de trabajo se ha decidido por la manera en que el entrevistado se sienta, o por el apretón de manos que dedicó al entrevistador. Cuántas relaciones personales no se han frustrado también porque uno de los involucrados se mostraba demasiado tímido o incluso desconfiado, lo cual quizá no era así del todo, pero así fue interpretado.

Dominar el lenguaje corporal, sin embargo, puede no ser sencillo, pues es más o menos común que tengamos poca conciencia de la manera en que nuestro cuerpo se expresa, y dicha falta de atención puede jugar en nuestra contra.

A continuación te compartimos ocho habilidades de lenguaje corporal que vale la pena practicar y dominar, en la medida en que suelen leerse como símbolos de seguridad y confianza en las personas que los demuestran.

 

Espejo de la empatía

Qué es

La “técnica del espejo”, “postura espejo” o “espejo de la empatía” consiste, grosso modo, en adoptar algunas de las posturas del lenguaje corporal de la persona con la que te encuentras. Hay quien, por ejemplo, después de un tiempo de estar sentado, retoma una postura recta en su propio asiento, o recoge sus piernas que antes había estirado, o se gira para tener una postura un poco más abierta hacia su interlocutor. La idea es que tú también imites estos movimientos, con sutileza.

Para qué sirve

Los psicólogos del lenguaje corporal aseguran que esta técnica demuestra una amplia capacidad de empatía y, por lo mismo, es interpretada por la otra persona como un signo de confianza y de buena impresión.

Cómo practicarlo

Cuando estés con otra persona, prueba a imitar sus gestos. Pero hazlo con cuidado y con naturalidad, sin forzarlo o que parezca que es lo único en que estás pensando. De hecho, si te das cuenta, es muy posible que cuando te encuentres con una persona en quien confías mucho, inconscientemente alguno de los dos o ambos hagan de vez en cuando los mismos gestos. Toma conciencia de estos momentos e intenta llevarlos a otros contextos.

 

Caminar con energía

Qué es

Una acción tan sencilla como caminar refleja mucho de lo que somos, sentimos y pensamos en cierto momento. Las personas que la están pasando mal suelen caminar mirando hacia el piso, cabizbajos como se dice y, por el contrario, quienes se encuentran en un buen estado de ánimo pueden caminar despreocupadamente.

Para qué sirve

Caminar con fuerza y energía puede transmitir esto mismo a otras personas, lo cual a su vez viene acompañado de otras impresiones: por ejemplo, que quien camina así es una persona segura de sí misma, firme, equilibrada. 

Cómo practicarlo

Tómate unos cuantos minutos libres para observar a la gente en una calle transitada. Intenta identificar quién camina con prisa, quién con tranquilidad, si es posible saber quién está preocupado, alegre o incluso triste. Reflexiona sobre esto mismo contigo y date cuenta de la conexión entre tu forma de caminar y tus pensamientos y estado emocional. En la medida de lo posible, intenta caminar con energía, con vehemencia, pasos firmes y la espalda erguida, y haz consciente el cambio emocional que acompaña este simple cambio de postura.

 

Contacto visual

Qué es

La mirada es probablemente el punto más importante del lenguaje corporal, donde todo se concentra y donde todo es transparente. Podemos llegar a mentir con casi todo, pero los ojos terminan por expresar lo que de verdad pasa por nuestra mente. En este sentido, el contacto visual es decisivo para un intercambio cara a cara.

Para qué sirve

Mantener el contacto visual con tu interlocutor suele ser interpretado como signo de confiabilidad. Mirar a la persona con quien hablas demuestra seguridad en ti mismo, seguridad en lo que dices y también empatía y capacidad de escuchar a otros. En el caso opuesto, una mirada huidiza usualmente se toma como síntoma de ansiedad, temor, distracción e incluso falta de honestidad.

Cómo practicarlo

Sin obsesionarte con esto, en tus conversaciones cotidianas ejercita gradualmente el contacto visual. Recuerda hacerlo también con sutileza, pues el exceso de contacto visual puede sentirse amenazante.
Si tienes un problema de confianza –tanto en ti mismo como en los demás– es probable que esto no sea sencillo para ti, por lo cual puedes recurrir al menos a dos cosas: la primera, usar el truco de mirar a la otra persona hacia las orejas, lo cual hace parecer que mantienes el contacto visual (por lo mismo, puede ser mucho más efectivo cuando te encuentras no tan cerca de aquellos con quienes hablas).

La segunda técnica es mucho más reflexiva: implica darte cuenta de los momentos en que no temes mirar a los otros a los ojos. Seguramente, cuando hablas sobre un tema que te gusta mucho y que conoces bien, o cuando escuchas de la otra persona algo que te atrae (sea por el tema o por la forma de contarlo). Más allá de limitarte a hablar de o escuchar sólo lo que te interesa, la idea es que tomes conciencia de esos momentos en que te sientes suficientemente seguro de ti mismo(a) y poco a poco vayas ampliándolos y llevándolos a otros contextos.

 

Mantén las manos visibles

Qué es

Las manos son en muchas culturas una extensión casi natural del lenguaje. Pueden acompañar una explicación, por ejemplo, y entonces ayudar a demostrar el dominio del tema del que se habla, pero también reflejan los estados emocionales de una persona.

Para qué sirve

Tener las manos escondidas (en los bolsillos, tras los brazos cruzados, debajo de la mesa o debajo de las piernas) puede tomarse como un signo de desconfianza, como si la persona que tiene esta postura estuviera ocultando algo o sintiera que tiene que estar a la defensiva. Por el contrario, mantenerlas visibles y, más aún, abiertas, demuestra justamente eso: apertura, esto es, que estás dispuesto(a) a recibir y escuchar al otro y que eres alguien en quien se puede confiar.

Cómo practicarlo

Piensa un poco: ¿qué haces con tus manos cuando hablas con los demás? Cuando estás en clase, en el trabajo, cuando estás con tus amigos o tu familia. Si has tenido entrevistas importantes, ¿recuerdas cómo las moviste en esas ocasiones? Siempre que puedas, deja que tus manos hablen. Y cuando notes que las ocultas, que las contienes, ¡libéralas! Permite que acompañen tu expresión.

 

Ni muy inquieto, ni muy rígido

Qué es

Como muchas otras cosas en la vida, el lenguaje corporal también requiere equilibrio. Hay personas a quienes la ansiedad, el temor o la desconfianza llevan a los extremos de mostrarse o muy inquietos o muy rígidos. Tamborilean con sus dedos sobre la mesa, agitan sus piernas, se llevan las manos una y otra vez a sus cabellos o, por el contrario, se quedan tan sólidos como una piedra. El problema es que, en ambos casos, las señales pueden ser malinterpretadas por las personas con quienes estés.

Para qué sirve

Si puedes llegar a encontrar ese equilibrio, lo más probable es que a su vez el otro te considere una persona centrada, en quien puede confiarse, honesta.

Cómo practicarlo

Toma conciencia de los gestos que haces cuando estás especialmente nervioso(a). Quizá miras de un lado a otro, te frotas las manos, tragas saliva continuamente, o tal vez eres de aquellos que adquieren la rigidez de los objetos inertes. Usualmente esta reacción proviene de un patrón mental que estamos acostumbrados a aplicar a determinadas situaciones, lo cual implica que se trata de un hábito que es posible cambiar. El consejo más simple es: relájate. Respira, libera al cuerpo de su tensión y piensa que esa situación por la que tienes que atravesar no es la gran cosa, que seguramente ya has superado otras similares.

 

Siéntate con una buena postura

Qué es

La buena postura es importante en todo momento, y quizá más aún al estar sentados, situación en la cual existe cierta tendencia a relajarse y, poco a poco, adquirir cierta comodidad en el asiento.

Para qué sirve

Sentarse con comodidad excesiva puede ser leído por la otra persona como desinterés o franco menosprecio hacia la situación en la que estás (por ejemplo, una entrevista de trabajo). Por el contrario, mantener una postura erguida demuestra confianza, credibilidad y capacidad de atención.

Cómo practicarlo

Siempre que estés sentado imagina que tienes un hilo en el centro de tu cabeza y que éste pende del techo impidiéndote, así, perder la postura recta.

 

Conserva un saludo de manos firme

Qué es

Saludar de mano es una práctica ancestral que, especialmente en las culturas occidentales, significa el primer punto de contacto con otro individuo y que, por ello mismo, se ha llegado a considerar como una “carta de presentación” de quien lo hace o lo corresponde.

Para qué sirve

Sobre todo en los ambientes laborales y profesionales, un saludo firme se toma como un buen primer signo de confianza. Por el contrario, un saludo tibio o flojo se interpreta como proveniente de una persona con iguales características de personalidad: debilidad, temor, desconfianza.

Cómo practicarlo

Si no sueles saludar con firmeza, comienza a hacerlo. Extiende tu mano a otro, hazlo con seguridad y confianza, con un gesto seguro, no dubitativo, y ejerce una presión suave, moderada (un exceso de fuerza suele ser mal recibido, como gesto innecesario de amenaza). Agita una o dos veces la mano, verticalmente, y mientras lo haces procura mirar a la otra persona a los ojos y sonreír con sinceridad.

 

Relájate

Qué es

La relajación es el mejor estado al que podemos llevar a la mente y que, contrario a lo que a veces creemos, no se trata de una excepción sino que posiblemente sea, más bien, su estado natural. El exceso de estímulos y el desarrollo de la mente en medio del temor y la ansiedad son, entre otros factores, las causas que nos llevan fuera de la relajación y por ello a esos momentos de descontrol, inseguridad y desconfianza que hemos descrito anteriormente.

Para qué sirve 

Estar relajado(a) provocará que enfrentes cualquier situación con tranquilidad pero sobre todo con atención plena, concentrado en la situación misma, en tus reacciones y en las de los demás y, en el mejor de los casos, consciente de la manera en que respondes a las circunstancias que se te presentan.

Cómo practicarlo

En general, más que intentar “alcanzar” la relajación, lo más efectivo es entender qué de ti mismo(a) te impide estar relajado(a): cuál es la fuente de tu miedo, por qué sientes ansiedad, qué te hace desconfiar de los otros, etc. De este modo, con autoconocimiento, la relajación se convertirá poco a poco en un estado natural y no sólo en una conducta que te esfuerzas por implantar artificialmente.

En ese sentido, puedes meditar, acudir a una terapia psicológica de autoconocimiento (el psicoanálisis, por ejemplo), puedes escribir o incluso sólo mantener una postura reflexiva frente a tu propia vida.

 

¿Qué te parece? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: 19 estrategias de lenguaje corporal para ejercitar tu persuasión y convencer a otros de tus ideas

6 síntomas de relación de pareja tóxica (y qué se puede hacer para solucionarlo)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 09/26/2017

En las últimas décadas, los especialistas en la salud emocional y relacional han considerado que existen conductas y premisas culturales que fomentan relaciones cargadas de celos excesivos, insultos, negligencia emocional, humillaciones, sumisión y violencia física, entre otros

En su libro La revolución de la pareja, el psicoterapeuta Rubén González Vera habla sobre la importancia de educarse a nivel emocional para desarrollar una relación de pareja saludable, y dedicarse a ella con el mismo desempeño e inversión con que se realiza la educación profesional. De lo contrario existe un alto riesgo de caer en falsas premisas del amor, resultando en muchas malas interpretaciones, traumas, inseguridades, rencores… Y pese a lo que siempre nos dijeron nuestros padres  y películas, que el amor todo lo puede, la realidad es que no es así: uno termina envuelto en una relación de pareja tóxica que, a la larga, merma la esencia y el bienestar tanto de uno como de una familia entera.

En las últimas décadas, los especialistas en la salud emocional y relacional han considerado que existen conductas y premisas culturales que fomentan relaciones cargadas de celos excesivos, insultos, negligencia emocional, humillaciones, sumisión y violencia física, entre otros. Desgraciadamente, tienden a normalizarse en la relación al tildarse de “conductas románticas” porque “es una manera de demostrar el amor”.

Una manera de descubrir si se está en una relación tóxica es ser sincero con uno mismo y observar si alguno de estos síntomas forman parte de la vida en pareja:

 

– Hay un “Pero tú lo has hecho también/peor”

Se trata de un fenómeno en el que ambos miembros continúan reclamando y culpando los errores que el otro cometió semanas, meses o años atrás. Por ejemplo, puede que A reclame semanalmente una conducta seductora que B realizó años atrás, y B le reclame a A sobre la manera de relacionarse con algún compañero de trabajo. Ambos actúan con la intención de remover su “derecho a estar celosos”. Sin embargo, esta dinámica posee su base en el abuso de poder, en donde uno pretender tener el control sobre el otro mediante la manipulación y el sentido de culpa o vergüenza. En caso de que se prolongue durante mucho tiempo, la pareja no sólo vivirá en una sensación de desgaste energético y emocional, sino que cualquier mínimo error o malinterpretación será pretexto de debacles.

En su lugar, los terapeutas de pareja recomiendan que cada persona aprenda a elaborar y regular aquella acción que los lastimó de manera individual. Es decir que si hubo una conducta de A que lastimó a B, el primero puede esforzarse para remediar el daño y el segundo, para superar el dolor lo más pronto posible.

 

– Tener conductas pasivoagresivas

Es decir, en vez de ser directos y claros con aquello que puede estar molestando, uno de los miembros de la pareja puede hacer comentarios –a veces bajo la excusa de ser broma– que nos hagan sentir humillados, insultados o nos culpen de alguna conducta. Los terapeutas de pareja recomiendan hablar de manera abierta acerca de los sentimientos y sus deseos, recalcando que el otro no es responsable ni está obligado a cumplirlos, sólo puede apoyar con su amor y esfuerzo hacia el bienestar mayor de la relación.

 

– Hay amenazas de ruptura o de vida

Ante el menor roce, crítica o queja, surge la amenaza de terminar la relación. Por ejemplo, cuando A siente que B está siendo frío, en vez de comentar “Siento que a veces eres frío”, expresa “No puedo salir con alguien que es frío conmigo todo el tiempo”. Este tipo de comentarios no sólo fomentan el chantaje emocional sino también una cantidad desbordante de estrés, crisis, inseguridad y manipulación.

Es normal y saludable molestarse con la pareja, pues se trata de la interacción entre dos seres humanos. Por ello es indispensable aprender a comunicar esos pensamientos y sentimientos negativos sin la intención de lastimar ni lastimarse más, y más aún, poder comprender que el compromiso con una persona es diferente a verse obligado a disfrutar cada parte de la pareja. Es decir, uno puede ser eternamente devoto a alguien y enojarse con él/ella en ocasiones.

 

– Culpar a la pareja de las emociones y reacciones propias

Supongamos que uno pasó un mal día en el trabajo y la pareja no se encuentra tampoco en el mejor de los estados. Es común resentir el trato del otro como insensible y, por lo tanto, actuar en función de esa interpretación. No obstante, culpar a las parejas de las acciones y sentimientos de uno tiende a ser un “estira y afloja” hasta derivar en una pelea. Uno sólo es responsable de las emociones y acciones propias. Eso incluye ser capaces de manifestar verbalmente deseos y necesidades y pedir y cuidados; de esa manera, uno se puede volver responsable de las propias emociones y así notar la diferencia entre apoyar y verse obligado a apoyar a la pareja. De lo contrario, se tiene el riesgo de caer en un circuito de codependencia, cargado de resentimiento y expectativas sin cumplir.

 

– Hacer escenas de celos

Los celos, en exceso, siempre son tóxicos. Las pláticas, flirteos, tocamientos, llamadas, textos, salidas, pueden ser causa de celos. Sin embargo, al hablar sobre celos surgen preguntas como: ¿acaso la pareja no tiene un pasado y la misma libertad de uno para vincularse con distintas personas?, ¿acaso no confiamos en que la elección que uno mismo hizo es la adecuada, y por lo tanto elegimos a una persona leal a la relación?, entre otros.

 

– Comprar las soluciones a los problemas de pareja

Es común que ante una serie de conflictos, la pareja decida casarse o tener un hijo. Si bien la excitación del principio puede generar adrenalina, el evento no desaparecerá mágicamente el problema y en su lugar brindará precedentes insalubres en la relación. Por ello es siempre recomendable comunicarse para resolver un problema; y si, por ejemplo, la confianza se rompió, se puede volver a construir con acciones de intimidad, comunicación y aprecio.