*

X

Domina estos 8 signos de lenguaje corporal y causarás siempre una buena impresión

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/26/2017

El cuerpo es una herramienta imprescindible para provocar una buena impresión en los demás. Más de una entrevista de trabajo se ha decidido por la manera en que el entrevistado se sienta, o por el apretón de manos que dedicó al entrevistador. Cuántas relaciones personales no se han frustrado también porque uno de los involucrados se mostraba demasiado tímido o incluso desconfiado, lo cual quizá no era así del todo, pero así fue interpretado.

Dominar el lenguaje corporal, sin embargo, puede no ser sencillo, pues es más o menos común que tengamos poca conciencia de la manera en que nuestro cuerpo se expresa, y dicha falta de atención puede jugar en nuestra contra.

A continuación te compartimos ocho habilidades de lenguaje corporal que vale la pena practicar y dominar, en la medida en que suelen leerse como símbolos de seguridad y confianza en las personas que los demuestran.

 

Espejo de la empatía

Qué es

La “técnica del espejo”, “postura espejo” o “espejo de la empatía” consiste, grosso modo, en adoptar algunas de las posturas del lenguaje corporal de la persona con la que te encuentras. Hay quien, por ejemplo, después de un tiempo de estar sentado, retoma una postura recta en su propio asiento, o recoge sus piernas que antes había estirado, o se gira para tener una postura un poco más abierta hacia su interlocutor. La idea es que tú también imites estos movimientos, con sutileza.

Para qué sirve

Los psicólogos del lenguaje corporal aseguran que esta técnica demuestra una amplia capacidad de empatía y, por lo mismo, es interpretada por la otra persona como un signo de confianza y de buena impresión.

Cómo practicarlo

Cuando estés con otra persona, prueba a imitar sus gestos. Pero hazlo con cuidado y con naturalidad, sin forzarlo o que parezca que es lo único en que estás pensando. De hecho, si te das cuenta, es muy posible que cuando te encuentres con una persona en quien confías mucho, inconscientemente alguno de los dos o ambos hagan de vez en cuando los mismos gestos. Toma conciencia de estos momentos e intenta llevarlos a otros contextos.

 

Caminar con energía

Qué es

Una acción tan sencilla como caminar refleja mucho de lo que somos, sentimos y pensamos en cierto momento. Las personas que la están pasando mal suelen caminar mirando hacia el piso, cabizbajos como se dice y, por el contrario, quienes se encuentran en un buen estado de ánimo pueden caminar despreocupadamente.

Para qué sirve

Caminar con fuerza y energía puede transmitir esto mismo a otras personas, lo cual a su vez viene acompañado de otras impresiones: por ejemplo, que quien camina así es una persona segura de sí misma, firme, equilibrada. 

Cómo practicarlo

Tómate unos cuantos minutos libres para observar a la gente en una calle transitada. Intenta identificar quién camina con prisa, quién con tranquilidad, si es posible saber quién está preocupado, alegre o incluso triste. Reflexiona sobre esto mismo contigo y date cuenta de la conexión entre tu forma de caminar y tus pensamientos y estado emocional. En la medida de lo posible, intenta caminar con energía, con vehemencia, pasos firmes y la espalda erguida, y haz consciente el cambio emocional que acompaña este simple cambio de postura.

 

Contacto visual

Qué es

La mirada es probablemente el punto más importante del lenguaje corporal, donde todo se concentra y donde todo es transparente. Podemos llegar a mentir con casi todo, pero los ojos terminan por expresar lo que de verdad pasa por nuestra mente. En este sentido, el contacto visual es decisivo para un intercambio cara a cara.

Para qué sirve

Mantener el contacto visual con tu interlocutor suele ser interpretado como signo de confiabilidad. Mirar a la persona con quien hablas demuestra seguridad en ti mismo, seguridad en lo que dices y también empatía y capacidad de escuchar a otros. En el caso opuesto, una mirada huidiza usualmente se toma como síntoma de ansiedad, temor, distracción e incluso falta de honestidad.

Cómo practicarlo

Sin obsesionarte con esto, en tus conversaciones cotidianas ejercita gradualmente el contacto visual. Recuerda hacerlo también con sutileza, pues el exceso de contacto visual puede sentirse amenazante.
Si tienes un problema de confianza –tanto en ti mismo como en los demás– es probable que esto no sea sencillo para ti, por lo cual puedes recurrir al menos a dos cosas: la primera, usar el truco de mirar a la otra persona hacia las orejas, lo cual hace parecer que mantienes el contacto visual (por lo mismo, puede ser mucho más efectivo cuando te encuentras no tan cerca de aquellos con quienes hablas).

La segunda técnica es mucho más reflexiva: implica darte cuenta de los momentos en que no temes mirar a los otros a los ojos. Seguramente, cuando hablas sobre un tema que te gusta mucho y que conoces bien, o cuando escuchas de la otra persona algo que te atrae (sea por el tema o por la forma de contarlo). Más allá de limitarte a hablar de o escuchar sólo lo que te interesa, la idea es que tomes conciencia de esos momentos en que te sientes suficientemente seguro de ti mismo(a) y poco a poco vayas ampliándolos y llevándolos a otros contextos.

 

Mantén las manos visibles

Qué es

Las manos son en muchas culturas una extensión casi natural del lenguaje. Pueden acompañar una explicación, por ejemplo, y entonces ayudar a demostrar el dominio del tema del que se habla, pero también reflejan los estados emocionales de una persona.

Para qué sirve

Tener las manos escondidas (en los bolsillos, tras los brazos cruzados, debajo de la mesa o debajo de las piernas) puede tomarse como un signo de desconfianza, como si la persona que tiene esta postura estuviera ocultando algo o sintiera que tiene que estar a la defensiva. Por el contrario, mantenerlas visibles y, más aún, abiertas, demuestra justamente eso: apertura, esto es, que estás dispuesto(a) a recibir y escuchar al otro y que eres alguien en quien se puede confiar.

Cómo practicarlo

Piensa un poco: ¿qué haces con tus manos cuando hablas con los demás? Cuando estás en clase, en el trabajo, cuando estás con tus amigos o tu familia. Si has tenido entrevistas importantes, ¿recuerdas cómo las moviste en esas ocasiones? Siempre que puedas, deja que tus manos hablen. Y cuando notes que las ocultas, que las contienes, ¡libéralas! Permite que acompañen tu expresión.

 

Ni muy inquieto, ni muy rígido

Qué es

Como muchas otras cosas en la vida, el lenguaje corporal también requiere equilibrio. Hay personas a quienes la ansiedad, el temor o la desconfianza llevan a los extremos de mostrarse o muy inquietos o muy rígidos. Tamborilean con sus dedos sobre la mesa, agitan sus piernas, se llevan las manos una y otra vez a sus cabellos o, por el contrario, se quedan tan sólidos como una piedra. El problema es que, en ambos casos, las señales pueden ser malinterpretadas por las personas con quienes estés.

Para qué sirve

Si puedes llegar a encontrar ese equilibrio, lo más probable es que a su vez el otro te considere una persona centrada, en quien puede confiarse, honesta.

Cómo practicarlo

Toma conciencia de los gestos que haces cuando estás especialmente nervioso(a). Quizá miras de un lado a otro, te frotas las manos, tragas saliva continuamente, o tal vez eres de aquellos que adquieren la rigidez de los objetos inertes. Usualmente esta reacción proviene de un patrón mental que estamos acostumbrados a aplicar a determinadas situaciones, lo cual implica que se trata de un hábito que es posible cambiar. El consejo más simple es: relájate. Respira, libera al cuerpo de su tensión y piensa que esa situación por la que tienes que atravesar no es la gran cosa, que seguramente ya has superado otras similares.

 

Siéntate con una buena postura

Qué es

La buena postura es importante en todo momento, y quizá más aún al estar sentados, situación en la cual existe cierta tendencia a relajarse y, poco a poco, adquirir cierta comodidad en el asiento.

Para qué sirve

Sentarse con comodidad excesiva puede ser leído por la otra persona como desinterés o franco menosprecio hacia la situación en la que estás (por ejemplo, una entrevista de trabajo). Por el contrario, mantener una postura erguida demuestra confianza, credibilidad y capacidad de atención.

Cómo practicarlo

Siempre que estés sentado imagina que tienes un hilo en el centro de tu cabeza y que éste pende del techo impidiéndote, así, perder la postura recta.

 

Conserva un saludo de manos firme

Qué es

Saludar de mano es una práctica ancestral que, especialmente en las culturas occidentales, significa el primer punto de contacto con otro individuo y que, por ello mismo, se ha llegado a considerar como una “carta de presentación” de quien lo hace o lo corresponde.

Para qué sirve

Sobre todo en los ambientes laborales y profesionales, un saludo firme se toma como un buen primer signo de confianza. Por el contrario, un saludo tibio o flojo se interpreta como proveniente de una persona con iguales características de personalidad: debilidad, temor, desconfianza.

Cómo practicarlo

Si no sueles saludar con firmeza, comienza a hacerlo. Extiende tu mano a otro, hazlo con seguridad y confianza, con un gesto seguro, no dubitativo, y ejerce una presión suave, moderada (un exceso de fuerza suele ser mal recibido, como gesto innecesario de amenaza). Agita una o dos veces la mano, verticalmente, y mientras lo haces procura mirar a la otra persona a los ojos y sonreír con sinceridad.

 

Relájate

Qué es

La relajación es el mejor estado al que podemos llevar a la mente y que, contrario a lo que a veces creemos, no se trata de una excepción sino que posiblemente sea, más bien, su estado natural. El exceso de estímulos y el desarrollo de la mente en medio del temor y la ansiedad son, entre otros factores, las causas que nos llevan fuera de la relajación y por ello a esos momentos de descontrol, inseguridad y desconfianza que hemos descrito anteriormente.

Para qué sirve 

Estar relajado(a) provocará que enfrentes cualquier situación con tranquilidad pero sobre todo con atención plena, concentrado en la situación misma, en tus reacciones y en las de los demás y, en el mejor de los casos, consciente de la manera en que respondes a las circunstancias que se te presentan.

Cómo practicarlo

En general, más que intentar “alcanzar” la relajación, lo más efectivo es entender qué de ti mismo(a) te impide estar relajado(a): cuál es la fuente de tu miedo, por qué sientes ansiedad, qué te hace desconfiar de los otros, etc. De este modo, con autoconocimiento, la relajación se convertirá poco a poco en un estado natural y no sólo en una conducta que te esfuerzas por implantar artificialmente.

En ese sentido, puedes meditar, acudir a una terapia psicológica de autoconocimiento (el psicoanálisis, por ejemplo), puedes escribir o incluso sólo mantener una postura reflexiva frente a tu propia vida.

 

¿Qué te parece? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: 19 estrategias de lenguaje corporal para ejercitar tu persuasión y convencer a otros de tus ideas

Las decisiones trascendentales se toman sin pensar, según la filósofa L. A. Paul

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 09/26/2017

Para la pionera en el estudio de experiencias transformadoras, las decisiones que no somos capaces de evaluar ni poner en perspectiva en función de su peso en el futuro, son las que cambian desde la raíz a las personas

Decidir una carrera profesional en otro país, compartir la vida en pareja, cambiar de trabajo, adoptar a una mascota de alguna perrera o de la calle, decidir tener un bebé, son una serie de acciones que requieren una larga y profunda reflexión antes de accionar, para poder cumplir el objetivo. La mayoría de estas decisiones las tomamos ponderando sus pros y contras, proyectando a futuro  nuestro self en escenarios positivos o negativos, y reduciendo las posibilidades de pasar un mal momento. Sin embargo, de acuerdo con la filósofa L. A. Paul de la Universidad del Norte de Carolina, en EEUU, no poseemos el suficiente raciocinio para tomar aquellas decisiones con la capacidad de transformar nuestra esencia.

Para la pionera en el estudio de experiencias transformadoras, las decisiones que no somos capaces de evaluar ni poner en perspectiva en función de su peso en el futuro, son las que cambian desde la raíz a las personas. Ella explica que aunque se posean los argumentos para decidir no tener un hijo en este momento, tampoco se puede saber si el yo-del-futuro disfrutará ser padre o no.

Si bien este proceso racional-emocional no está del todo aceptado por las grandes academias filosóficas, para Paul queda claro que puede existir un vacío de raciocinio en el proceso de la toma de decisiones sobre experiencias transformadoras. Esta idea se germinó durante la crianza de sus hijos: ella se dio cuenta de que, como la mayoría de los padres, sus preferencias en general habían cambiado y estaba dispuesta a sacrificarse por alguien más: sus hijos. En sus palabras:

Una de las características más profundas e importantes de ser un padre –el instinto paternal– es epistemológicamente inaccesible. Existe una manera en que yo soy una persona diferente. Soy metafísicamente hablando la misma persona pero soy un self diferente.

Surgen distintas experiencias transformadoras a lo largo de la vida, aquellas que promueven una transformación epistemológica y personal, tales como el consumo de drogas, ir a una guerra, matar a alguien, renacer espiritualmente, tener un accidente físico grave, entre otras. De modo que cuando se enfrenta una decisión que derivará en una experiencia transformadora, lo que sucederá es que estaremos conscientes de que:

Vamos a cambiar lo que somos; sin embargo, no sabemos cuál de las opciones que tenemos nos proveerá una mejor vida. En cada vida, desarrollarás valores sobre la manera de vivir. No puedes decidir proyectándote a ti mismo en un yo-del-futuro suponiendo cómo será o cómo se querría que fuera. No es sólo racional.

Para justificar su teoría Paul cubre la filosofía continental, la cual retoma casi 2 mil años del pensamiento de Platón, Aristóteles, Nietzsche y Sartre. Esto, a diferencia de la filosofía analítica, no se enfoca tan sólo en la lógica y el pensamiento, sino en las preguntas que parecen no poseer una respuesta. De modo que al combinar el rigor de la filosofía analítica, la filósofa pretende retomar tópicos realmente profundos. Pese a que los filósofos de la actualidad no están aceptando  su trabajo, pues “hablar al respecto no es algo que los filósofos serios hacen, [porque] nosotros no hablamos de bebés”, para ella el pensamiento filosóficamente de adulto que atravesó por esa experiencia, el modelo de la toma de decisión tenía “cierta estructura que necesitaba ser explorada”. Mientras tanto, Paul está segura de que las decisiones que más impactan en nuestra esencia son las que se toman sin pensar, sin analizar, sin más: por sí solas.