*

X

El 8 de agosto es el Día Internacional del Orgasmo Femenino (algunos datos claves para celebrar)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/08/2017

Celebra apropiadamente (con orgasmos femeninos) este Día Internacional, tomando en cuenta algunos puntos claves

En un año calendárico en el que se agolpan innumerables festividades, una de las más placenteras (en potencia, al menos) es el Día Internacional del Orgasmo Femenino, celebrado el 8 de agosto en diferentes partes del mundo desde el 2006. 

Esta fecha tiene un origen un tanto colorido, habiéndose iniciado en Brasil en el 2006, aparentemente como iniciativa del concejal del poblado de Esperantina, Arimateio Dantas, quien dedicó el día a su esposa e impulsó un comunicado supuestamente compulsorio con el que instaba a los habitantes de este pueblo a hacer un esfuerzo máximo para lograr que sus parejas femeninas llegaran al clímax. Se ha especulado, en tono de broma, que la iniciativa partió de un deseo compensatorio del concejal. De cualquier manera, la fecha se ha galvanizado y actualmente se difunde a escala masiva internacionalmente, acaso enfatizando la importancia de una cultura sexual que se ocupe del placer femenino, históricamente relegado. La fecha se diferencia del 31 de julio, que es el Día Mundial del Orgasmo, un día creado por una marca de lencería.

Diversos estudios muestran que las mujeres no suelen alcanzar el orgasmo con la misma frecuencia en las relaciones heterosexuales; esto, en gran medida, debido a una sexualidad basada sobre todo en la penetración vaginal. Cuando la mujer recibe sexo oral o estimulación manual del clítoris, las cifras se emparejan más. Los expertos recomiendan no escatimar en el coqueteo previo, crear un estado de relajación --que puede ser promovido por un masaje de cuerpo completo-- y llevar la atención al clítoris, el cual puede ser estimulado suavemente con la lengua, los dedos y otras partes del cuerpo. Asimismo se recomienda intercalar besos profundos, algo que forma parte de los tres movimientos que los científicos han determinado que producen con mayor eficacia el orgasmo femenino (puedes leer aquí sobre las recomendaciones que hace la ciencia para asegurar el orgasmo femenino).

Esta fecha ha cobrado en Escandinavia una veta educativa, ya que se usa para rendir homenaje a mujeres pioneras de distintas épocas que han ayudado a combatir prejuicios y concientizar en torno a los derechos de las mujeres. 

Participar en las celebraciones de este día tiene una única condición: proporcionar orgasmos a las mujeres que te rodean (incluyéndote a ti misma, si es el caso). Esto es, por supuesto, no más que un buen pretexto para llenar la sexualidad, y en general nuestras actividades, de un aspecto lúdico y exploratorio, lo cual podemos continuar haciendo cualquier día y con más frecuencia.

Esta joven cambió los hábitos nocivos de su vida por otros de bienestar y la transformación fue admirable

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/08/2017

¿Por qué si sabemos que ciertos hábitos nos dañan continuamos sosteniéndolos?

¿Qué es un mal hábito? Parece fácil responder a esta pregunta. La mayoría de nosotros estará de acuerdo en decir que un mal hábito es, simplemente, aquello que nos provoca un mal. Suena un tanto redundante o tautológico, pero es tan sencillo como eso. Fumar hace daño, también llevar una vida sedentaria, tener una dieta rica en grasas y carbohidratos o sostener relaciones personales que nos lastiman.

Paradójicamente, aunque podemos identificar con relativa claridad qué es un mal hábito, lo verdaderamente difícil es desprendernos de ellos, cambiarlos, sustituirlos por hábitos benéficos para nuestra vida. Si fumar hace daño y todo mundo lo sabe, ¿por qué tantas personas lo hacen? Si nuestro cuerpo está diseñado para mantenerse activo, ¿por qué lo condenamos a la pasividad? Si los alimentos son el “combustible” de nuestra maquinaria, ¿por qué la alimentamos con chatarra?

A diferencia de la pregunta inicial, estas que hacemos ahora tienen una respuesta que sólo cada persona conoce. Aunque los malos hábitos admiten una caracterización general, la forma en que están arraigados en la existencia de cada persona es plenamente subjetiva. La relación que tenemos con nuestro cuerpo, la confianza que tenemos en el futuro, el amor con que vivimos la vida, la manera en que nos criamos y la historia personal que hemos llevado: todo eso incide y desemboca en decisiones en apariencia tan sencillas como salir a correr todas las mañanas. ¿Por qué hay personas que sí lo hacen y otras que no? Sólo cada persona sabe.

Esta breve introducción nos sirve para hablar sobre esta joven de origen turco que compartió a través de Imgur algunas imágenes comparativas de su vida antes y después de cambiar de hábitos, específicamente, de reemplazar aquellos que sostenían su malestar por otros orientados al bien vivir.

En un primer plano, podríamos decir que su dieta y el grado de su actividad física fue lo primero en cambiar. Ahora su alimentación se basa casi exclusivamente en proteínas y verduras (dejando de lado los carbohidratos y las grasas), y desde hace unos meses sigue un programa de acondicionamiento físico conocido como “entrenamiento de intervalos de alta intensidad” (HIIT, por sus silgas en inglés), una estrategia de ejercicio que alterna períodos de ejercicio anaeróbico intenso corto con períodos menos intensos de recuperación.

En otro sentido, sin embargo, es posible decir que este cambio es mucho más profundo, pues una decisión de este tipo sólo puede tomarse cuando la persona se ha dado cuenta de algunas verdades fundamentales de la vida que, para algunos, no es sencillo ver. Por ejemplo, que sólo tenemos un cuerpo, y que su cuidado es plenamente nuestra responsabilidad; que nadie puede cuidar de nuestro bienestar más que nosotros mismos; que si queremos ser felices, también únicamente nosotros podemos emprender el camino que nos conduzca a ello.

Que el bienestar, finalmente, no es más que establecer un compromiso profundo con la vida.

También en Pijama Surf:

5 verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes)

¿Quieres un cambio de vida pero no te atreves? Estas 3 preguntas resolverán tus dudas