*

X
Estas son algunas razones por las que el internet sólo repite lo que ya sabemos y confirma lo que ya creemos.

El Internet, gracias a los algoritmos y la naturaleza de los motores de búsqueda, se está convirtiendo en la máquina de confirmación de sesgo más eficaz en la historia.

El Internet tiene un enorme potencial como herramienta para la educación, sin embargo, su funcionamiento ha cambiado, y en los últimos años, en lugar de exponer a las personas a nuevas ideas y diferentes maneras de pensar, sólo las convence de que lo que ya creen es la verdad.

Los motores de búsqueda, en lugar de mostrar diversas perspectivas sobre un hecho, están ayudando a la gente a encontrar lo que desean encontrar

Los motores de búsqueda dan a la gente lo que quieren. En la jerga psicológica, el sesgo de confirmación es la tendencia humana a interpretar, filtrar y buscar nueva información de manera que confirme sus creencias preexistentes.

El Internet se ha convertido básicamente en el mejor amigo de polarización de la confirmación. Está ahora tan saturado de artículos e información acerca de cualquier tema que es fácil encontrar información que defienda prácticamente cualquier creencia imaginable. Todo lo que tienes que hacer es dar click a unos botones y Google te llevará directamente a la gente que confirmará apasionadamente lo que tú crees. Esto sucede porque Google utiliza tu historial de navegación y las recomendaciones de tus amigos, así como sus “me gusta” para mostrarte los resultados que podrían gustarte.

Incluso las creencias más absurdas, por ejemplo, la idea de que Hillary Clinton es un humanoide reptiliano, se defiende apasionadamente en ciertos rincones de Internet. Es probable que no se encuentre ninguna fuente remota de buena reputación que defienda tales creencias, pero sí es posible encontrar personas que defienden esta teoría. Y para muchos miembros de nuestra especie (que puede ser bastante crédula), ésta puede ser razón suficiente para creer algo.

 

Los feeds de medios sociales te muestran lo que quieres ver, no lo que necesitas ver para ser más inteligente

Tal vez tengas la impresión de que tus feeds de Facebook, Instagram y Twitter te están mostrando una transmisión en vivo de todo lo publicado por tus amigos y por las páginas que sigues, pero no es así.

Hace varios años, Facebook lanzó la versión beta de su algoritmo de filtrado de newsfeed. Con el tiempo, la mayoría de las principales redes sociales en línea siguieron su ejemplo. Un algoritmo de filtrado es básicamente un programa de computadora que decide qué contenido va a aparecer en tu newsfeed.

Estos algoritmos probablemente consideran una multitud de factores, pero como regla general, te muestran más de los tipos de contenido que “te gustan” y son publicados por los mismos tipos de personas con las que has estado interactuando.

Facebook parece especialmente tóxico en este sentido, ya que su algoritmo parece actualizar con extrema regularidad con el fin de alimentar exclusivamente las mismas opiniones y la información a la que has estado respondiendo recientemente.

 

YouTube y otros sitios recomiendan el contenido que creen que te gustará, no los puntos de vista alternativos

Actualmente es una práctica común en muchos sitios web recomendar contenido adicional a los usuarios. Al igual que los algoritmos de filtrado de noticias, los algoritmos de recomendación sugieren más contenido basado en lo que el consumidor ya ha visto/leído/respondió favorablemente.

La falla de los algoritmos de recomendación es que tienden a no hacer otra cosa sino apuntar a más contenido que apoya y defiende las ideas expresadas en el contenido que el usuario ya está consumiendo. Y desafortunadamente, mucha gente está consumiendo entretenimiento con mensajes probados para vender, con teorías de conspiración tontas o noticias falsas.

Una persona que carece de las herramientas cognitivas para distinguir entre la información de confianza y la fantasía puede aventurarse en YouTube para ver un video que su amigo mencionó y ocho horas más tarde terminar llenando su mente con numerosas teorías sin ningún fundamento en la realidad. Algunas personas ya pasan su vida haciendo esto, y YouTube hace que sea mucho más fácil convencerse continuamente de que su cosmovisión es real.

 

Los medios de comunicación están sesgados, y tú encontrarás más fácilmente la información de aquellos que confirmen tu opinión

La gran mayoría (si no es que todos) los medios de comunicación tienen algún tipo de inclinación ideológica. El prejuicio mediático no es nada nuevo, pero con el surgimiento de Internet, parece ser peor que nunca. La democratización de la información-publicación que surgió con Internet significa que cualquiera puede iniciar un sitio web y transmitir sus opiniones a quien quiera escuchar.

Y a menos de que seas bueno para identificar fuentes creíbles y filtrar la información, puede resultar fácil seguir una gran cantidad de puntos de información que presentan información partidista o no verificada o no verificable como si fuera la verdad absoluta.

Si no tienes cuidado, puedes engañarte pensando que estás siguiendo fuentes objetivas, cuando de hecho has gravitado inconscientemente a los medios de comunicación que favorecen tu particular inclinación ideológica para terminar publicando constantemente historias que validan tu cosmovisión actual.

 

El actual modelo de publicación en Internet fomenta la creación de contenido de anzuelo

Por si el sesgo mediático no fuera suficiente, el problema se intensifica aún más gracias al modelo de ganancias impulsado por los anuncios de la publicación en línea.

La mayoría de los sitios web ganan dinero a través de la publicidad, lo que resulta en un juego de números insidioso: cuanto más tráfico obtiene, más dinero gana.

Por lo tanto, los editores en línea no están incentivados para crear el contenido más verdadero, más profundo y de alta calidad que puedan. Más bien, están incentivados a crear lo que hace que la gente haga click y comparta, en otras palabras: clickbait.

Y dada la inconstante y fragmentada atención colectiva y a la sobrecarga de información, el contenido real de los artículos se ha convertido en más corto y más superficial. Esto es especialmente cierto hoy en día en la política, un dominio en el que la mayoría de los medios periodísticos han dejado de discutir los temas verdaderamente importantes de nuestro tiempo en favor de tratar a los políticos como estrellas de la televisión para publicar sobre escándalos efímeros que puedan aumentar el tráfico.

Finalmente, Internet puede convertirse en la máquina más eficaz para el sesgo de confirmación, solamente superada por la mente humana. Como el físico teórico Richard Feynman, ganador del premio Nobel, dijo una vez: "El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo, y eres la persona más fácil de engañar".

Los niños y los padres necesitan una nueva educación digital

La velocidad de adopción de la tecnología supera la velocidad de reflexión y, más aún, la capacidad de respuesta en términos de legislación y educación. Vivimos actualmente en una era que ha sido llamada la era de la distracción, debido a la constante estimulación de la tecnología digital. En una reciente entrevista el físico y maestro de meditación, Alan Wallace, señaló:

La atención en la esfera pública está en proceso de devolución. He visto los niveles de atención de la sociedad retroceder a lo largo de mi vida. La industria de la publicidad y del entretenimiento demandan la atención de la gente en espacios cada vez más cortos. 5 segundos aquí, 15 segundos allá, 20 allí. El entretenimiento se ha acelerado, la música se intensifica, te perfora el cerebro con la intensidad, y los videojuegos te aplastan el cerebro con estimulación.

Lesley Podesta, de la Alannah & Madeline Foundation, escribe en el Huffington Post sobre la importancia de entender que es necesario hacer una educación digital de la sociedad, teniendo en cuenta especialmente a los niños. Una de las habilidades universales que debemos desarrollar en nuestra era es "la capacidad de pensar más allá de la distracción de la tecnología y aprender a autocurar [la información] para maximizar oportunidades y reducir riesgos". En nuestra época nos acercamos a la distopía que advertía Aldous Huxley, ahogarnos en "un mar de irrelevancia", información insignificante, sin curaduría o contexto, que se va apoderando de nuestra atención y nuestra capacidad de pensar críticamente.

Podesta enfatiza que en nuestra era, como ocurría hace siglos, se ha vuelto a disolver la frontera entre la información a la cual tienen acceso los niños y los adultos. El problema ahora es que los adultos generan innumerable información basura que puede ser bastante dañina: pornografía, violencia, imágenes de crímenes, guerras, terrorismo, etc. Es por esto que, en la era digital, "los derechos de los niños a vivir libres de violencia y explotación requieren ser mejor pensados, mejor controlados y se necesita una mejor respuesta de la industria que permita una mejor regulación e incentive mayor inversión en alfabetismo digital". Y es que el espacio digital en el que se mueven no está libre de violencia y explotación y, sin la correcta guía, los niños pueden vivir experiencias en línea que violenten su crecimiento.

La clave esta en desarrollar este alfabetismo digital en los padres y en los hijos para que se construyan hábitos positivos de acceso a la información, para que los niños se vuelvan "capaces y compasivos en línea; aprendan a ir más allá de las distracciones y sepan cómo involucrarse y cómo evitar las distracciones de sus teléfonos". Este alfabetismo digital consiste tanto en la capacidad de buscar información relevante en línea como en la construcción de hábitos positivos que tengan que ver con evitar el uso excesivo de aparatos para el entretenimiento (restringir tiempo y horarios), así como también el desarrollo de la atención y la concentración con herramientas offline como la lectura o la meditación.