*

X

Hombre poda el césped mientras un tornado pasa a sus espaldas (FOTO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/06/2017

Hombre canadiense explicó que "le estaba echando un ojo al tornado"

Esta imagen de un hombre cortando el pasto mientras un inmenso tornado se gestaba atrás se ha viralizado, generando una gran cantidad de memes. Más aún porque Theunis Wessels, un hombre de Alberta, Canadá, ha dicho que mientras podaba "le estaba echando un ojo" al tornado. Tranquilamente.

La explicación de la imagen es la siguiente: Cecilia Wessels, la esposa, captó el momento cuando su hija de 9 años la despertó preocupada porque su papá estaba haciendo justo lo que vemos en la imagen. A Theunis no le inquietaba.

Cecilia dice que tomó la imagen sólo para enseñarle el tornado a su familia que está en Sudáfrica, pero a ellos les pareció más llamativo que su esposo estuviera podando el césped.

Theunis ha explicado que en realidad el tornado no estaba tan cerca como parece en la imagen, pero eso no le ha importado a las miles de personas a quienes la imagen les ha provocado una sonrisa.

¿Quién está detrás de las empresas brasileñas que maquillaban carne podrida para venderla y exportarla?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 06/06/2017

Las empresas como BRF y JBS no sólo modificaban las fechas de caducidad e inyectaban agua a la carne para aumentar su peso y otros químicos para reducir su olor, sino que también hay una extensa red de sobornos en la que numerosos inspectores certificaron los productos con los requerimientos sanitarios

La industria alimenticia se ha visto fuertemente afectada por varias tácticas ilegales: desde sobornos a investigadores y asesinatos, hasta cambiar la fecha de vencimiento maquillando el aspecto físico de la carne. Un ejemplo de ello es la Operación Carne Débil de la Policía Federal brasileña, la cual demostró que varias empresas cárnicas de ese país vendían carne en mal estado cambiando la fecha de vencimiento, maquillando su aspecto y usando químicos para disimular su mal olor. 

A lo largo de 2 años y en siete estados del país, el operativo descubrió no sólo que empresas como BRF y JBS modificaban las fechas de caducidad e inyectaban agua a la carne para aumentar su peso y otros químicos para reducir su olor sino, también, que hay una extensa red de sobornos en la que numerosos inspectores certificaron los productos con los requerimientos sanitarios. 

Mauricio Moscardi, jefe de la Policía Federal de Brasil, explicó que “Usaban ácidos y otros productos químicos, en algunos casos cancerígenos, para disimular las características físicas del producto podrido y su olor”. Incluso hay evidencia de que las compañías falsificaron documentos para realizar exportaciones a Europa, China y Medio Oriente pues, según las fuentes de Reuters, Brasil exportó 6 mil 900 millones de dólares de carne de ave de corral y 5 mil millones de dólares de carne vacuna en el 2016. Una parte de este dinero --confirmó Moscardi en una rueda de prensa-- se revirtió para usarse en partidos políticos. 

Frente a este escándalo internacional, el ministerio brasileño de Agricultura, Blairo Maggi, emitió un comunicado ordenando la suspensión de 33 funcionarios del gobierno acusados de estar relacionados con el hecho. No obstante, ¿es acaso esto suficiente para detener a las grandes empresas de realizar acciones a su antojo, poniendo en riesgo la vida de millones de consumidores, así como la imagen pública y la economía de toda una comunidad a la que a partir de ahora se calificará de inepta, incompetente, insuficiente y de alto riesgo?