*

X

Es más fácil aprender a leer que aprender un nuevo idioma, según estudio

Libros

Por: PijamaSurf - 06/01/2017

De acuerdo con estudios realizados en el Instituto Max-Planck para la Psicolingüística de los Países Bajos, la lectura altera las conexiones neuronales tanto en la periferia flexible como en las regiones más profundas

No es la primera vez que los estudios científicos han mostrado los numerosos beneficios de la lectura. Por ejemplo, se dice que la lectura ayuda a mantener activas las cortezas frontal, occipital y temporal, las cuales activan a su vez el hipocampo y el lóbulo temporal medial, y fortalece el razonamiento, la planificación hacia el futuro, la resolución de problemas y la toma de decisiones, entre otros; también se dice que mejora la empatía y la comprensión de los demás, pues contribuye a disminuir el nivel de estrés y los prejuicios generados por la cultura. 

No obstante, los científicos apenas han descubierto que leer tiene un impacto –físico– en el cerebro de los individuos. De acuerdo con los estudios realizados en el Instituto Max-Planck para la Psicolingüística de los Países Bajos, la lectura altera las conexiones neuronales tanto en la periferia flexible como en las regiones más profundas. 

Es decir que si hasta ahora se asumía que la lectura generaba cambios sólo en la superficie cerebral, en el córtex, ahora se sabe que el proceso tiene efectos más profundos en torno a la flexibilidad neuronal. Para Falk Huettig, encargado de la investigación realizada en el Instituto, el crecimiento del conocimiento a través de la lectura es sorprendente, pues “es mucho más fácil para nosotros aprender a leer que aprender un nuevo idioma”. Esto se debe a que las conexiones neuronales se reorganizan en las estructuras profundas del cerebro, principalmente en las regiones del pulvinar –en el tálamo– y del colículo superior –en el tallo cerebral. 

De alguna manera, esta reorganización neuronal incrementa la funcionalidad tanto en el tálamo como en el tallo cerebral, extendiéndose hacia las zonas más superficiales del cerebro –principalmente en la corteza frontal–, como si fuera un circuito ininterrumpido del exterior hacia el interior, y del interior hacia el exterior. Debido a ello, los investigadores asumen que la información visual trasciende hacia numerosas habilidades cognitivas mediante el flujo sanguíneo y que las regiones más profundas del cerebro poseen una maleabilidad que solía ignorarse.

En palabras de Huettig:

No se había visto antes que inclusive estas estructuras tan profundas en el cerebro, que eran evolutivamente antiguas, tuvieran cambios fundamentales y lograsen adaptarse a nuevas herramientas al grado de comunicarse efectivamente con partes de la corteza, como la corteza visual.

La importancia de este descubrimiento reside en el apoyo a tratamientos para pacientes con autismo, dislexia y otras condiciones relacionadas con el tálamo o la educación. Huettig concluye sobre el tema que:

las implicaciones sociales de este tipo de investigación son enormes. Necesitamos comprender el nivel de flexibilidad de los cerebros adultos para adquirir habilidades cada vez más complejas y así estructurar programas de apoyo que brinden mayores posibilidades de éxito a las personas iletradas.

 

También en Pijama Surf: La neurociencia te explica los beneficios de leer más libros al año

Este es uno de los mejores programas para fomentar el gusto por la lectura

Libros

Por: pijamasurf - 06/01/2017

Esta iniciativa de Librerías Gandhi acerca la lectura a niños para sembrar en ellos la curiosidad por los libros

De todos los encuentros posibles en la vida, pocos tan decisivos como aquel que ocurre cuando una persona llega al libro que, de alguna forma, marcará su vida. Sin exagerar, escritores tan disímiles como Emerson y Carl Sagan consideraron los libros como una especie de objetos mágicos, pues en cierto modo sólo la magia puede explicar que, por ejemplo, como escribió Sagan, un libro puede ser como una semilla capaz de permanecer aletargada por cientos de años, hasta que arriba a sus páginas el lector que estaba destinado a leerlas. Hecho no menos sorprendente que esa posibilidad de conversar con “los mejores espíritus de la humanidad” en cualquier momento que lo necesitemos o lo queramos. ¿No es eso magia?

Por estas y otras razones, porque los libros son como vectores que siempre nos llevan a un punto distinto del que partimos, porque pueden llegar a transformarnos y a ensanchar los horizontes de nuestra percepción, es que un programa como “Libro Abierto”, impulsado por Librerías Gandhi, resulta tan importante.

Grosso modo, “Libro Abierto” consiste en acercar la lectura a niños de entre 4 y 12 años de edad, sin duda uno de los períodos más fértiles para sembrar en una persona el gusto por la lectura. Además, el programa se aboca a escuelas y casas hogar de zonas marginadas, donde el acceso a los libros es mínimo o nulo.

Charlas, lecturas acompañadas, contadores de historias y formación de bibliotecas in situ son algunos de los recursos con los que “Libro Abierto” busca provocar ese encuentro entre las personas y los libros que están a la espera de ser leídos y descubiertos.

Librerías Gandhi cuenta con el apoyo de The International Board on Books for Young People, organización que capacita a maestros y personal de las casas hogar para fomentar de maneas atractivas y estimulantes la lectura entre los niños.

Asimismo, otro apoyo no menos importante son las donaciones de las personas que adquieren sus libros en Gandhi, quienes pueden hacer aportaciones de 30, 50 o 100 pesos con la promesa de que la librería sumará la misma cantidad.

Sin duda una de las mejores iniciativas actuales para conformar una sociedad de lectores: más justa, más noble, más curiosa.

 

También en Pijama Surf: 'Los libros rompen las ataduras del tiempo': el elogio de Carl Sagan a la cultura escrita que no pierde vigencia

Ilustraciones: Jungho Lee