*

X

Creatividad que nunca se detiene: la clave de la exploración urbana

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/06/2017

La diferencia entre vivir en una ciudad y realmente explorarla está en la creatividad

Las ciudades son un territorio perfecto para la exploración. Su naturaleza es la diversidad, el asombro, la sorpresa e incluso el misterio y el secreto. Basta caminar por una calle diferente, basta perdernos o mirar con ojos renovados nuestra ruta cotidiana para descubrir algo nuevo, para encontrarnos con un detalle que hasta ese momento había escapado a nuestra percepción, para sorprendernos con un lugar que nunca habíamos imaginado que existía en esa ciudad nuestra que soleemos creer familiar y conocida.

¿Cuál es la diferencia entre vivir en una ciudad y explorarla? Entre varias otras, la creatividad con que se recorre. A veces creemos que la creatividad se limita únicamente a ciertos ámbitos (lo artístico y lo profesional, por ejemplo), pero lo cierto es que puede ser llevada a todos los aspectos de la vida. Y, de hecho, mejor cuando ocurre así.

Adidas está revolucionando el concepto de exploración urbana gracias a su nuevos NMD, con los cuales invita a esta nueva generación a reinventar el proceso creativo necesario en las grandes ciudades. A partir de la fusión innovadora entre algunos de sus estilos más conocidos y la creación ex profeso de nuevas líneas vanguardistas, los adidas NMD se presentan como el pináculo del calzado urbano, una realidad presente que sin embargo está de lleno proyectada hacia el futuro de la moda urbana.

La creatividad es un proceso continuo. Quien la tiene y la ejerce, notará que se trata de una fuente que nunca deja de manar, y cuyas aguas inundan la existencia al punto de hacer de la experiencia vital algo incomparable, siempre novedoso, siempre sorprendente. ¿Quién no quisiera explorar siempre con creatividad la ciudad en la que vive?

 

Conoce más en adidas.mx/nmd

Este hermoso cortometraje animado te enseñará a soltar el control (VIDEO)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 06/06/2017

Para ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos

En su libro To Have or To Be? (1976), el psicólogo, psicoanalista y filósofo humanista Erich Fromm habla sobre la diferencia entre el estado de tener y de ser. En el primero, la naturaleza de la existencia se enfoca en la propiedad privada, en tanto obtener como coleccionar objetos y, como tal, se goza del derecho a reclamarlo: “El modo de tener excluye a otros; no requiere ningún otro esfuerzo de mi parte que mantener mi propiedad o hacer uso productivo de él”. En el segundo, “Ser significa renovarse a sí mismo, crecer, dejarse fluir, amar, trascender de la prisión de un ego aislado, interesarse, estar presente, dar”.

Ambos modos de existencia alteran la conducta y la actitud de una persona; en especial cuando se trata de los vínculos emocionales. Por ejemplo, mientras tener una relación implica que la otra persona forma parte de mi propiedad normalizando conductas de celos y envidia, ser o estar en una relación es una “actividad productiva. Implica cuidar, conocer, responder, afirmar, disfrutar a la persona, al árbol, a la pintura, a la idea. Significa traer a la vida su esencia. Es un proceso, de autorrenovación y autocrecimiento”.

Pero para Ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos. Para dejar en claro este mensaje, el diseñador Kaukab Basheer realizó un cortometraje de animación, cuyos protagonistas –un monje tibetano y su aprendiz– enseñan a Ser soltando el control y el apego. 

Te compartimos a continuación Dechen