*

X

Quien haya sentido la generosidad del mar agradecerá esta iniciativa para limpiarlo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2017

Mares y playas libres de plástico es el propósito de la alianza entre Corona y Parley for the Oceans

Entre los lugares sagrados que ofrece la naturaleza, el océano es quizá el único que se presenta como potencia pura. Elevado a calidad de dios en prácticamente todas las mitologías, el ánimo indómito del mar se combina también con la diversidad de sus elementos. El océano tiene lo mismo la cercanía del mar que la inmensidad de lo inabarcable, se puede vadear pero también llega el momento es que es tan profundo como jamás lo imaginamos, tiene algo de soledad y melancolía que en otro instante se convierten en felicidad y alegría absolutas; el océano es generoso y también imponente.

Sin embargo, en una época en que hemos perdido la sensibilidad con respecto a nuestro entorno, los mares del mundo también sufren las consecuencias de la precaria atención que damos a lo que nos rodea. Alguna vez la humanidad fue consciente de su vínculo con la naturaleza y sabíamos que nuestras acciones siempre tenían un efecto en los ciclos naturales, pero a juzgar por el grado de contaminación que se observa actualmente en el océano, pareciera que ese lazo ya no existe.

Una iniciativa que busca crear conciencia sobre el cuidado que merece y necesita el mar está siendo impulsada por Corona, que recientemente anunció una alianza con Parley for the Oceans, organización comprometida con el nada sencillo propósito de liberar de plástico al océano.

La alianza de Corona con Parley for the Oceans es un compromiso global a largo plazo para proteger y mantener 100 islas para el año 2020, comenzando en México y continuando por el mundo en lugares como Chile, Italia, Australia, Republica Dominicana y las islas Maldivas. Corona trabajará con Parley para implementar su estrategia A.I.R. que consiste en (Avoid) evitar el consumo de plástico, (Intercept) recuperar el material que ya está contaminando y (Redesign) darle una nueva vida al plástico.

Por lo demás, ya desde 2014 Grupo Modelo ha promovido diversas actividades en favor del medio ambiente a través del programa de Voluntarios Modelo, como limpieza de playas y reforestaciones, involucrando a más de 150 mil colaboradores. En los últimos 2 años, cerca de 11 mil 500 voluntarios limpiaron 87 playas en México, recolectando más de 132 toneladas de basura.

Cabe destacar asimismo el involucramiento en esta alianza del actor Diego Luna, embajador de la campaña en México, quien aporta un mensaje de inspiración y compromiso luego de su experiencia en las islas Maldivas, en donde se encuentra la tristemente célebre “isla de plástico”, la mayor reunión de desechos de este material en el océano. Al respecto, dijo Luna:

Haber estado con Parley for the Oceans en las Maldivas me abrió los ojos. Cuando pensamos en islas y playas, las visualizamos hermosas y con agua cristalina, pero cuando vives el problema de cerca, te das cuenta de que estamos destruyendo nuestro paraíso con el uso desmedido de plástico. Todos podemos ser parte de la solución y ayudar a nuestras playas y océanos, tomando acciones simples para usar menos plástico en nuestro día a día, reciclar más y educar a las personas de nuestro entorno a hacer lo mismo.

Esta experiencia transformadora, por cierto, se encuentra también en el Instagram del actor.

El reto no es menor, ¿pero no cabría pensar que debemos al océano todos los esfuerzos posibles en retribución a su generosidad vital?

Para mayor información acerca de la alianza entre Corona y Parley for the Oceans, visita: www.coronaxparley.com

Mujer experimenta con el "hongo que produce orgasmos espontáneos con sólo olerlo"

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2017

Una periodista viajó a Hawái en búsqueda del mítico hongo fálico que supuestamente produce orgasmos espontáneos por su olor afrodisíaco

Hace un par de años se creó una enorme sensación por la noticia difundida sobre un supuesto hongo hawaiano que tenía el poder de producir orgasmos femeninos espontáneos con sólo olerlo. Aunque esta información parece  sumamente dudosa de entrada, al menos estaba justificada por el paper científico de John C. Holliday y Noah Soule, publicado en el Journal of Medicinal Mushrooms

Esta efervescencia (o wishful-thinking revestido de ciencia) hizo que la periodista científica Christine Wilcox se lanzara a investigar este hongo y viajara a Hawái en busca de esta mítica y fálica criatura. Su expedición fue reportada por el sitio Discovery.

El caso de esta especie Dictyophora, de la familia Phallaceae (sí, se llama así porque parece un falo), es sumamente extraño. Por una parte, Holliday afirma que no puede hablar sobre él, ya que tiene un acuerdo confidencial con una farmacéutica que estaría realizando pruebas para desarrollar un fármaco (mágico), el Santo Grial del placer femenino.

Por otro lado, nadie en Hawái parecía conocer dicha especie, salvo por algunas vagas leyendas. Wilcox logró que Holliday le dijera el lugar donde lo había encontrado. El hongo crecía bajo condiciones únicas de sol, agua de mar y entre piedras volcánicas, en las llamadas kipuka, islas rodeadas de lava y bajo los árboles Albizia julibrissin. De dimensiones similares a un pene, el hongo llega a medir entre 7 y 20 cm. Lo que lo distingue es su particular olor (producido por "cuernos olorosos"), el cual es descrito como similar al semen. De hecho, contiene los mismos compuestos orgánicos --putrescina y cadaverina-- que el semen, los cuales se encuentran también en los cuerpos en descomposición. Esto da una nueva luz para entender la frase: "el orgasmo es la muerte pequeña".

Después de toda una odisea, Wilcox logró encontrar este hongo y lo olió. Describe su encuentro como "el peor olor que jamás haya violado mis narices". Lo más parecido que le vino a la mente: el semen, semen en descomposición. (A algunas personas les gusta el olor del semen, a otras no). Se hicieron ciertas pruebas y notaron que el olor excitaba radicalmente su pulso cardíaco, algo que no ocurría con un hombre, así que algún efecto tenía, pero nada de orgasmos.

Holliday argumenta que la mitad de las mujeres tiene una respuesta de excitación sexual "masiva", pero para la otra mitad simplemente huele horrible. Su hipótesis es que las mujeres que tienen orgasmos con el hongo, tienen un órgano vomeronasal funcional.

Este órgano es básicamente un detector de feromonas y, aunque la mayoría de las personas lo tiene, existe un debate sobre si es funcional o no. En los animales su presencia y función ha sido más estudiada.

Así las cosas, el caso del hongo orgásmico queda un poco en suspenso. Y Christie Wilcox, insatisfecha.