*

7 muros de conciencia que la humanidad tiene que derribar antes de vivir sin fronteras

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/10/2016

Estas 7 barreras impiden nuestra convivencia franca con los otros, pero sólo porque así lo permitimos

Las fronteras han existido en prácticamente toda la historia de la humanidad. Hubo un breve período, hace miles de años, en que los antepasados de nuestra especie conocieron la comunión perfecta y la solidaridad sin límites, pero después de eso, todo fue más o menos como lo conocemos hasta la fecha: división, desunión, diferenciación.

Mucho de esto, sin embargo, existe sólo en nuestra mente. En varios casos las barreras que impiden la convivencia son más bien mentales.

A continuación compartimos siete de estos “muros de conciencia” que están ahí, en nuestras relaciones de todos los días, los cuales bastaría dejar de sostener para que cayeran por sí mismos, bajo el peso de su inutilidad.

 

La idea de propiedad

Desde las primeras mitologías se ha creído en la existencia de una “edad de oro” caracterizada por la abundancia de todas las cosas, la paz, la tranquilidad y la ausencia del sufrimiento. Pero además de todo esto, las historias en torno a ese motivo coinciden en un elemento: la inexistencia de la idea de propiedad. “Entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío”, dice Don Quijote en su célebre discurso al respecto.

Mucho de lo que pensamos que nos pertenece son en realidad bienes transitorios; lo permanente, que es más valioso, nunca nadie nos lo arrebatará: ¿por qué entonces seguir pensando que algo es nuestro, exclusivamente?

 

La individualidad

La clave de nuestra supervivencia como especie fue la asociación entre individuos, algo que aún podemos observar en parientes evolutivos nuestros como los chimpancés o los gorilas. A diferencia de otros animales, nuestra fortaleza ha estado siempre en la unión con otros. No obstante, en el último siglo se ha impuesto justo la tendencia contraria: la atomización de la sociedad, el aislamiento en individuos que se sienten incapaces de formar un lazo con otros. Pero la historia demuestra lo contrario: que necesitamos de otros para vivir y conseguir lo que nos proponemos.

 

La falta de empatía

Otro rasgo contemporáneo cada vez más común es la renuencia a “ponerse en los zapatos de otro”, como se dice coloquialmente. Ahora el ensimismamiento domina nuestras relaciones cotidianas, desde las más simples (en la calle o en el trabajo) hasta las más complejas (una relación de pareja, por ejemplo). Tal parece que sólo podemos ver el mundo desde nuestra perspectiva, sin ponernos a pensar que cada cual experimenta la realidad a su propia manera, según sus propias circunstancias.

 

El temor al dolor

¿Por qué actualmente le tendremos tanto miedo al dolor? Nosotros no tenemos la respuesta a esa pregunta, pero sí otra cosa: la certeza de que el dolor es un gran maestro. Como han asegurado numerosos artistas, filósofos y otros grandes pensadores, el dolor templa el espíritu, es decir, hace que nuestra forma de habitar la realidad transite hacia prácticas más compasivas, empáticas e incluso, paradójicamente, relajadas. El dolor nos hace más humanos, y con ello nos acerca más a los otros.

 

La idealización

Idealizar es un movimiento más o menos natural de la mente, pero no por ello menos dañino. Idealizamos un estilo de vida, una relación, a personas específicas e incluso a países enteros. Sólo que idealizar deja fuera los detalles mínimos y particulares que dan una perspectiva mucho más precisa de cualquier cosa. Curiosamente, al idealizar nos alejamos de la realidad.

 

El apego

La noción de apego se asocia sobre todo con la doctrina budista, en donde se le considera el origen del sufrimiento. Sufrimos porque no entendemos que, en última instancia, lo único que nos pertenece es lo que somos, y nada más. Nos empeñamos en hacer nuestro aquello que por definición nunca será más que de sí mismo, y al imponerse esa realidad, nacen la frustración, el dolor, la tristeza. ¿Qué pasaría si abandonáramos ese esfuerzo estéril?

 

Ego

La “cárcel del ego” no es un lugar agradable. Es inhóspito, solitario, amargo incluso. Sin embargo, muchísimas personas se aferran a vivir ahí. Muchas veces por miedo, otras por ignorancia, algunas más por una falsa sensación de comodidad.

Agradecer, escuchar, reconocer al otro en su diferencia, ser compasivo, vivir ligeramente. Todas esas son vías para salir de esa cárcel que, paradójicamente, tiene las puertas abiertas, listas para que salgamos en cuanto tomemos la decisión de hacerlo.

 

¿Qué te parece? ¿Qué piensas tú que necesitamos para dejar de vivir rodeados de fronteras? 

#RompeTusMuros

8 señales inequívocas de que algo increíble está pasando: estamos despertando

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/10/2016

Aunque sea difícil reconocerlo, lo cierto es que existen buenos argumentos para considerar que estamos en pleno proceso de despertar

Al alzar la mirada y contemplar el panorama es difícil no experimentar algo de frustración, de enojo o tristeza. Las secuelas de innumerables prácticas en las que hemos incurrido históricamente, así como de un sistema que está en esencia mal diseñado, pueden ser arrobadoras. No necesitas ser un gran observador, o una persona extremadamente sensible, para comprobar que las cosas, muchas de ellas, se han hecho mal, muy mal. La inequidad, la pobreza, la injusticia, la falta de ética y de empatía, la escolarización disfrazada de libertad, el consumo patológico, la élite voraz, son sólo algunos de los ingredientes que están presentes en ese paisaje y que saltan a la vista, de forma cruda, cuando alguien se toma la molestia de observar el escenario. 

Pero una vez recalcado lo anterior, tarea bastante fácil si consideramos lo insostenible de los sistemas que rigen buena parte de la realidad, y si nos abocamos a rascar un poco más, es decir a observar con mayor detenimiento, entonces comenzaremos a notar crecientes detalles que, de forma esperanzadora, insinúan que también hay cosas increíbles ocurriendo justo en este instante. Es más, estas señales incluso sugieren la gran posibilidad de que nos encontremos ya inmersos en un proceso de franca transformación para bien –algo así como una imparable evolución colectiva.

Entonces, y no sin antes haber enfatizado los numerosos rasgos de la realidad que todavía duelen e indignan, queremos compartirles nueve señales inequívocas de que las aguas se están moviendo y que no se trata de que algo grande esté por venir, sino de que ya está ocurriendo –sólo que, como cualquier otro proceso, tendrá que irse consagrando paso a paso.

 

Alimentación

Hoy las personas, o buena parte de ellas, goza de una conciencia inédita sobre las implicaciones que tiene la alimentación en nuestro cuerpo y nuestra mente. Cada vez somos más los que ponemos atención en qué es lo que comemos y nos hemos volcado a informarnos y reflexionar sobre un tema que, aunque muchos no lo crean, hace apenas 3 o 4 décadas era un aspecto estéril de nuestra existencia. 

 

Empleo

El viejo modelo de empleo parece estar rápidamente caducando. Las industrias creativas cada vez ganan más fuerza, y fórmulas laborales más libres y menos esclavizantes son cada vez más comunes. Hoy, más que nunca, se favorecen cualidades como la innovación y la creatividad por encima de la automatización o la sumisión.  

 

Educación

Aunque el sistema educativo más común sigue evidenciando deficiencias estructurales y falta de una cultura que verdaderamente incentive la sed de conocimiento, también es verdad que alternativas educativas, incluidos modelos mucho más personalizados, sensibles y respetuosos con la naturaleza de los niños, están aflorando y son cada vez más privilegiados por cientos de miles de padres alrededor del mundo. 

 

Revaluación de la naturaleza

Si bien los estigmas pseudoeducativos, las improntas culturales, que se advierten en la coporativización, la industrialización y similares, la fuente del progreso, permanecen vigentes entre muchos, cada vez son más las personas que se dan cuenta de que el contacto cotidiano con la naturaleza es un inmejorable aliado para elevar su calidad de vida y su condición humana. 

 

Colectividad

En parte relacionado a los medios digitales, a la hiperconectividad y la colaboración, hoy la colectividad, lejos de los héroes solitarios o los genios individuales, se perfila como el más poderoso pulso social. 

 

Espiritualidad

Cansados del consumo, el materialismo y la racionalidad, y después de haber comprobado sistemáticamente que estos ingredientes están lejos de la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos, la espiritualidad, es decir el cultivo del espíritu, es un elemento fundamental en la vida de millones. Esto permite armonizar y complementar la existencia, dotándola de un sentido más trascendental, menos inmediatista y sobre todo menos egoísta. 

 

Conciencia medioambiental

Aunque aún el escenario medioambiental sea bastante triste, si miramos con detenimiento las prácticas y hábitos de una buena arte de la población mundial comprobaremos que hay una dosis de conciencia que hasta hace unos años hubiera sido impensable (hoy millones reciclan, hoy millones no tiran basura, hoy millones están dispuestos a sacrificios cotidianos por el bien del planeta).

 

Salud preventiva 

Hoy somos muchos los que finalmente hemos aceptado que nuestra salud está literalmente en nuestras manos. Es decir, que buena parte de nuestra salud nos la jugamos con los hábitos y decisiones que tomamos a diario: hábitos de sueño, de alimentación, de actitudes, etcétera.