*

X

Aïsha Devi, productora de música esotérica y chamana Hi Fi explica el poder oculto de su música y la naturaleza de la realidad

Arte

Por: Edmeé García - 10/24/2016

En entrevista con la DJ suiza Aïsha Devi discutimos sobre la diferencias entre espiritualidad y religión, la naturaleza de la realidad y las intenciones detrás de su música

Aïsha Devi es una DJ, originaria de Suiza, poco común, no sólo por su falta de interés en alinearse a los parámetros del mainstream, sino por ser poseedora de un punto de vista alternativo al materialismo y la búsqueda de fama. Esto quizá se deba que mientras crecía tuvo la oportunidad de visitar diferentes lugares del mundo y sus sitios sagrados con su abuela, lo cual definitivamente ha tenido un efecto en su trabajo musical que ha sido descrito como "música electrónica esotérica". Con el motivo de su presentación en la 13era edición de MUTEK, un Festival Internacional de Creativida Digital nos reunimos a hablar sobre su visión del mundo y cómo se traduce en su trabajo, para lo cual comenzamos por explorar lo que Aïsha Devi considera que marca la diferencia entre espiritualidad y religión: 

Creo que la religión es totalmente dogmática y tiránica y es usada para reprimir a las personas. Estoy hablando desde la perspectiva occidental, lo que pasó con el judeocristianismo es descabellado. Ellos ciertamente tenían algo de conocimiento espiritual, pero también estaban conscientes de otras personas que tenían conocimientos como las brujas. Esas mujeres que tenían algún tipo de poder fueron ejecutadas. Su labor no sólo se trataba de las cuestiones ocultistas, sino de sanar a las personas. Se trataba de conectar a las personas a su muerte y su lado espiritual y cósmico, como los chamanes. Creo que la tradición judeocristiana eliminó nuestra conciencia de ser parte de una sola entidad y creó una pirámide en la que nosotros estamos en la cima y los animales y la naturaleza en la base. De tal forma que estamos vampirizando la tierra y los animales, pues ni siquiera los vemos como seres, sino como comida. 

Aïsha además reconoció el efecto que este tipo de visión tuvo en sus años más tempranos, ya que la ética calvinista la hizo sentirse culpable incluso de su feminidad:

Recuerdo que crecí con la idea de ser culpable de todo, de estar avergonzada de ser una mujer. El calvinismo es de Génova, donde lo vivo y ahí existe la idea de que si no estás trabajando tanto como se supone que deberías entonces nunca obtendrás lo que quieres de la vida. Y es una idea de la que quiero separarme porque es puro materialismo. De tal forma que todo lo que es humano y gozoso como compartir, crear comunidad o el sexo fueron abolidos. Tu conexión con la tierra es aplastada para que te puedas sentir culpable y avergonzado de tal forma que puedas ser un mejor esclavo para el trabajo o para el uso de productos químicos. Realmente creo que no soy una teórica de la conspiración, pero sí me parece que existen algunas personas con conciencia de lo que están haciendo. Ya que entre más idolatras algo fuera de ti, que puede ser el trabajo o el dinero, o lo que sea, menos poder tienes. Porque te estás comprometiendo con algo fuera de ti. La religión idolatra a una entidad, que es dios, fuera de las personas, porque entre más pones el poder fuera de ti, más poder cedes. 

Frente a la pregunta de cuál sería la alternativa, la DJ suiza propone un camino de exploración interior: 

Si meditas, tienes algo de conocimiento sobre ello y entiendes todo, entiendes la ilusión. Entre más personas abracen la espiritualidad y descubran su propio poder habrá una revolución y el sistema como lo conocemos ya nunca podrá funcionar. Para mí el capitalismo ya está colapsando en el mundo occidental. Pues el capitalismo es como una utopía que ha sobrepasado su capacidad. ¿Cuál es el significado de hacer más dinero cada año? No tiene sentido, es como si el capitalismo creara una coartada para vivir y la coartada para vivir es simplemente vivir. 

En sus piezas musicales uno de los elementos claves es el manejo de su voz, que su a vez es procesada por un equipo digital, de tal forma que durante la entrevista, elaboramos sobre cómo usualmente vemos la tecnología y la naturaleza como opuestos. Aunque desde el punto de vista de Aïsha Devi esto no es así: 

Las personas aman enfrentar las cosas, aman la dualidad, aman el bien y el mal, la prostituta versus la madre y la realidad es que puedes ser tanto una prostituta como una madre. Soy una "postplatonista", ya que pienso que el origen es uno, pienso que hay una entidad que es el origen de todo. Pero amo la tecnología, porque creo que viene de un deseo de saber y por lo tanto es un conocimiento. Puedes combinar diferentes tipos de conocimiento que al estar juntos crean un nuevo súper conocimiento. Pero creo en la tecnología con conciencia. En francés tenemos un proverbio antiguo que dice: “La ciencia sin conciencia es una ilusión que colapsa”. No estoy hablando de Descartes, porque nos puso en graves aprietos al decir que todo es materia. Mi abuelo es un físico que hizo trabajo en la teoría postcuántica y cuando yo hablo de energía y dimensiones él nunca se ríe de mí, porque dice que estamos hablando de la misma cosa: la naturaleza de la realidad. 

Con respecto al uso de la tecnología en su obra musical agrega: 

Mis máquinas pueden hacer exactamente la frecuencia que me encanta y sé que tocará tu cuerpo haciéndote reaccionar y sentir diferente. Creo que la tecnología nos guiará a una nueva era. Pero cuando toco en un concierto no espero que todo el mundo lo sepa. Simplemente es algo que reciben. Mi intención e idea es como ser un tipo de chamana Hi Fi, aunque no me estoy llamando a mí misma así, tengo esa intención. 

Más allá de premios y polémicas, la lírica de Bob Dylan ha sido un refugio para millones; por eso hoy celebramos un pretexto para compartir algunas de sus líneas

Como suele ocurrir cada año, éste no fue la excepción en torno a la adjudicación del Nobel de literatura. El nombramiento es y será polémico, a fin de cuentas la literatura es en esencia discrepante, subjetiva, y en este sentido, supongo, tendríamos que celebrar hasta al que en nuestra opinión fuese el menos merecedor de esta distinción. 

Esta vez ganó Bob Dylan, el bardo de las carreteras (muchas de ellas sin pavimentar), y quien a lo largo de décadas ha forjado un cuerpo de obra por lo menos, impresionante. Muchos habrían deseado ver laureado el nombre de Roth, DeLlillo, Pynchon o Adonis, y tal vez aún más a Murakami. Pero lo cierto es que el premio es ya suyo, por "haber generado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense" y, en lo personal, lo celebro. 

Sobra decir que hay muchos escritores más grandes que el Nobel, algunos de ellos lo recibieron, otros no. Pero también llama la atención que los mayores críticos del reconocimiento son, paradójicamente, los que parecieran estar más atentos a su cíclico acontecer, y aunque ésta es otra historia, vale la pena mencionarlo.  

En todo caso, para no ampliar más esta introducción que es un simple trámite para compartir algunas líneas de Zimmerman particularmente abrigadoras –y sobretodo para celebrar el laurel–, acá van cinco migas de lúcida lírica "dyleana":​

Sad-eyed lady of the lowlands

Where the sad-eyed prophet says that no man comes

My warehouse eyes, my Arabian drums

Should I leave them by your gate

Or, sad-eyed lady, should I wait?

"Sad-Eyed Lady of The Lowlands"

 

The fiddler, he now steps to the road

He writes ev’rything’s been returned which was owed

On the back of the fish truck that loads

While my conscience explodes

The harmonicas play the skeleton keys and the rain

And these visions of Johanna are now all that remain

"Visions of Johanna"

 

Though you might hear laughin’, spinnin’, swingin’ madly across the sun

It’s not aimed at anyone, it’s just escapin’ on the run

And but for the sky there are no fences facin’

And if you hear vague traces of skippin’ reels of rhyme

To your tambourine in time, it’s just a ragged clown behind

I wouldn’t pay it any mind

It’s just a shadow you’re seein’ that he’s chasing

"Mr. Tambourine Man"

 

In the dime stores and bus stations

People talk of situations

Read books, repeat quotations

Draw conclusions on the wall

Some speak of the future

My love she speaks softly

She knows there’s no success like failure

And that failure’s no success at all

"Love Minus Zero"

 

Suicide remarks are torn from the fool's gold mouthpiece,

the hollow horn plays wasted words,

proves to warn that he not busy being born is busy dying.  

“It’s Alright, Ma (I’m Only Bleeding)”

 

Idiot wind, blowing through the buttons of our coats.

Blowing through the letters that we wrote.

Idiot wind, blowing through the dust upon our shelves.

We’re idiots babe.

It’s a wonder we can even feed ourselves. 

“Idiot Wind”

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis