*

X
Un mapa que ilustra la estrechez de mente con que Donald Trump ve el mundo

Donald Trump es en este momento uno de los personajes más conocidos en el mundo, tristemente no por las mejores razones, pues si bien su estatus de candidato a la presidencia de los Estados Unidos ya le otorga cierto grado de importancia, uno de los principales rasgos por los que se ha destacado es el conservadurismo casi fascista de sus opiniones al respecto de otros países del mundo. Para él, sólo Estados Unidos es una nación que vale la pena ponderar, y el resto del mundo es un amasijo de culturas prescindibles, desencaminadas o francamente enemigas.

Para ilustrar esta suma de prejuicios –y contribuir en mostrar a este personaje como es: un estúpido que no ve más allá de sus narices– el ilustrador de origen búlgaro Yanko Tsvetkov realizó este mapa en el que nombra a las naciones del mundo según los adjetivos que la inteligencia de Trump les ha dedicado.

Si el mundo fuera como lo ve Trump, claramente sería uno muy empobrecido. Qué fortuna que no sea así. Y esperemos que nunca lo sea.

De Tsvetkov, por cierto, en Pijama Surf comentamos su mapa de los prejuicios. Incluso ése es mucho más complejo (y divertido) que la estrecha visión de mundo de Trump.

Repasar la muerte de un icono es repasar también la muerte de una época

Hubo una época en que cada país tuvo sus propios iconos. Culturalmente, en especial, esto fue palpable lo mismo en el cine que en la poesía, en la música popular y en el arte más elevado. Eso fue antes, cuando la globalización aún no se afanaba por barrer con las fronteras no por espíritu utópico de convivencia mundial, sino más bien por la imposición de un único modelo de consumo afín a intereses específicos.

A esa época perteneció Juan Gabriel y los miles (¿millones?) de personas que hoy lamentan su muerte, la mayoría de ellas en México, otras más en Estados Unidos (por la comunidad mexico-americana que se ha formado en décadas de migración sostenida, misma que suscitó una pequeña nota luctuosa de Barack Obama) y quizá algunas en otros países hispanohablantes. Es innegable, visto objetivamente, que Juan Gabriel es uno de esos iconos culturales en los que aún existía la identificación colectiva, esa en la cual una sociedad (o parte de ella) se miraba reflejada, o encontraba la expresión de lo que intuía vagamente pero sin alcanzar a articular en una expresión coherente, sólida, atractiva. 

En un país de machos, Juan Gabriel nunca ocultó su homosexualidad, y aunque tampoco la aceptó públicamente sí mostró abiertamente el cariz sentimental, tierno rayano en lo cursi, que aunque todos poseemos permitimos emerger sólo en circunstancias tolerables, es decir, la borrachera.

Pero este es sólo un aspecto de las varias aristas que se podrían encontrar condensadas en ese personaje a quien hipocorísticamente ya sólo se le llamaba “Juanga”.

En un texto cuya lectura puede interesar a algunos, la periodista Susana Seijas propone un comparativo interesante entre Juan Gabriel y Prince, también recientemente fallecido. El pasado atribulado de “Juanga”, en donde se cuentan infortunios casi de catálogo como el abandono, la pobreza y la cárcel, derivó casi épicamente en el reconocimiento arrollador de su talento, una especie de lucha entre tesis y antítesis que hizo escribir a Carlos Monsiváis (¿el “Juanga” de la alta cultura?): “A Juan Gabriel nada le ha sido fácil, salvo el éxito”.

Seijas, por su parte, considera que el triunfo de Juan Gabriel se explica, curiosamente, por la cursilería de su estilo, el sufrimiento que transmitía en su música y también la entrega con que se presentaba ante el público (cualidad que lo hace equiparable con Freddie Mercury, según la periodista).

No es fácil decir si esto basta para sostener la comparación entre uno y otro cantante o si, de inicio, ésta puede plantearse. Quizá lo único claro sea que el anacronismo de una época puede medirse por el grado de entusiasmo con que se vive la muerte de alguno de sus iconos.