*

X

La vida de Philip K. Dick convertida en un extraño videojuego (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 11/30/2015

"Californium" es un nuevo videojuego que te lleva a experimentar la vida de Philip K. Dick

La vida del escritor con la imaginación más potente y a la vez más perturbada del siglo XX se convertirá en el tema de un nuevo y extraño videojuego. Un equipo de desarrolladores ha creado Californium, una exploración en primera persona, ambientada en Berkeley en 1967, en la que el usuario se enfrenta a una situación emblemáticamente dickeana: su esposa lo ha dejado, su editor corta su trabajo y todo se desmorona, cuando se percibe una extraña señal llamada "Theta" que parece guiar a otra realidad, quizás una forma de descubrir que todo es un simulacro (y es que Dick es el gran precursor de la Matrix).

El videojuego promete introducirnos al cerebro y a la inquietante forma de percibir el mundo de Dick, un hombre asediado por una paranoia divina. Los creadores han buscado mantener la estética y la sensación distópica que se transmite en historias como Minority ReportBlade Runner o A Scanner Darkly, entre otros proyectos cinematográficos nacidos de la cabeza del escritor. Además el videojuego mezcla tramas de diversas novelas de Philip K. Dick. El tráiler comunica esto de manera notable.

Por cuestiones de derechos de autor no se puede utilizar el nombre de Dick --el protagonista es Elvin Green-- pero así el juego es más ominoso, ubicuamente aludiéndolo sin mencionarlo, como ocurre con el tiempo en el cuento de Borges "El jardín de senderos que se bifurcan".

Californium-header

 

La filosofía promueve habilidades de pensamiento crítico que son difíciles de cuantificar pero que significan grandes beneficios para la inteligencia de los niños

sanzio_01_plato_aristotle-copy

La mayoría de las sociedades occidentales han abrazado un paradigma educativo científico-técnico que ha marginado progresivamente a las humanidades de los planes de estudio. Esto está basado en una visión en la que se da preferencia a las materias y disciplinas que tienen un vínculo más obvio con la economía y las tendencias laborales. Nuestras escuelas suelen enseñar datos y teorías pero no cómo pensar o cómo entrenar la propia mente. El exprofesor de Oxford (renunció a su puesto) Terry Eagleton ha escrito sobre esto, señalando que las universidades se han convertido en grandes corporaciones donde se espera que los profesores se comporten como gerentes. Eagleton, quien se dedicaba a dar clases de literatura, ha diagnosticado la muerte gradual de las humanidades en la academia. Esto que está ocurriendo en los altos niveles de la educación tiene, asimismo, una manifestación equivalente en los grados inferiores.

Existen, sin embargo, honrosas excepciones, como es el programa PLATO, que busca estimular la curiosidad intelectual de los niños introduciéndolos tempranamente a la filosofía.

Según Jana Mohr Lone, de la Universidad de Washington, las virtudes pedagógicas de la filosofía están siendo apenas estructuradas dentro de una  investigación científica, pero a partir de los primeros resultados queda claro que existen numerosos beneficios. De acuerdo con Lone, la filosofía ha mejorado la habilidad de los alumnos de aceptar diferentes puntos de vista y su capacidad de expresar articuladamente sus opiniones. Recordemos que una famosa definición de lo que es la inteligencia, de F. Scott Fitzgerald, dice: "La prueba de una inteligencia de primer nivel es la habilidad de mantener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y aun así retener la habilidad de funcionar". Esto es filosofía, neurociencia y zen.  

La filosofía al parecer  también genera una mentalidad de integración multidisciplinaria. Dice uno de los profesores: "Mis alumnos regresan de las clases de ciencias y hablan de lo que aprendieron ese día. Y luego en su clase de ciencia aplican algunos de los conceptos que discutimos en la de filosofía".

Platón, el filósofo que da nombre al programa, consideraba que la filosofía tenía el propósito esencial de enseñar a las personas a desarrollar su percepción y su capacidad de pensar por sí mismos (en esto último siguiendo a Sócrates). En La república, Platón señala que “lo que la educación debería ser, es el arte de la orientación” y que no se debe “implantar una visión” en la mente, sino simplemente enseñar a ver puesto que, como los prisioneros en la cueva, muchas veces ni siquiera hemos desarrollado un ojo (metáfora de la mente o del alma) capaz de distinguir las sombras de la fuente de la luz. En otras palabras, esta educación está basada en un principio práctico de enseñar a pensar y no qué pensar, desarrollando la capacidad de percepción individual. Esta es también la esencia del método socrático, en el que el individuo llega a sus propias conclusiones ejercitando la dialéctica. De igual manera, siendo fiel a la filosofía platónica, la educación idealmente no sólo cultiva la razón del individuo, sino desarrolla su capacidad intuitiva, la cual es una forma superior de conocimiento según Platón, permitiéndole acceder a la noesis. Podemos ver este espíritu académico al servicio del alma humana, por ejemplo, en Erasmo de Rotterdam y en el génesis mismo del Renacimiento, ligado al surgimiento de las primeras universidades europeas y a la circulación de las ideas de Platón y Aristóteles, entre otros filósofos.

La filosofía ofrece una posibilidad de entrenar la mente y el espíritu, pero tiene el peligro de hacer que los niños adopten la pasión de la libertad y cuestionen la autoridad. Esto, además de la falta de fondos para promover este tipo de iniciativas, hace pensar que es poco probable que veamos programas como PLATO repetirse y multiplicarse con la fertilidad que es necesaria. El mundo, en su aspecto cualitativo, padecerá de no darle importancia la filosofía, la disciplina que engloba a todas las otras disciplinas del conocimiento.

 

Twitter del autor: @alepholo