*

X

Las cosas pueden mejorar con un ácido (o así sucedió en este concierto de Leonard Cohen)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/20/2015

Los psicodélicos tienen la virtud de proveer experiencias edificantes, de transformar la realidad subjetiva, y ese fue el efecto durante una presentación de Leonard Cohen que estuvo a punto de naufragar
lc

Imagen: Rama (Wikimedia Commons)

Las sustancias psicoactivas pueden tener malos resultados pero en algunas ocasiones son capaces de expandir la conciencia y revelarnos los entresijos del mundo, correr la cortina, romper la normalidad para mirar el otro lado del espejo.

En 1972, Leonard Cohen se encontraba en Jerusalén, en el estadio Yad Eliyahu Sports Palace, para cerrar su gira mundial de aquel año. Entre las primeras canciones programadas aquella noche se encontraba “Bird on a Wire”, que al parecer gozaba de enorme aprecio entre el público asistente, el cual comenzó a aplaudir apenas Cohen pronunció las tres palabras de inicio.

 

La reacción del público irritó profundamente al cantautor, quien en vez de continuar tomó el micrófono para hacer esta petición:

De veras, de veras disfruto mucho que ustedes reconozcan la canción, pero… estoy lo suficientemente asustado de estar aquí, y pienso que algo está mal cada vez que ustedes comienzan a aplaudir. Así que si reconocen la canción, ¿podrían solamente agitar sus manos? De verdad me gustaría verlos a todos ustedes agitando sus manos si reconocen la canción.

Espero que me apoyen. Estas canciones son una especie de, eh… son meditaciones para mí, ustedes saben, simplemente no me entusiasmo con ellas, y siento que los estoy engañando, así que lo intentaré de nuevo, ¿está bien? Y si no funciona, me detendré a la mitad. No hay razón por la que debamos mutilar una canción solo para guardar las apariencias, pero aquí vamos.

Irónicamente, la petición de Cohen despertó aún más aplausos, por lo que este tuvo que volver a intervenir, aprovechando que se encontraba en Jerusalén para invocar la autoridad de la cábala, asegurando que en el Antiguo Testamento podía leerse que no fue sino hasta que Adán y Eva se miraron cara a cara que Dios pudo sentarse en su trono. “Mi parte masculina y femenina se rehúsan a encontrarse esta noche, y Dios no se sienta en su trono”, dijo Cohen, intentando dar palabras a la incomodidad que sentía. Después de esto, anunció que dejaría el escenario para reflexionar en su vestidor si podría continuar.

Una vez tras bambalinas y después de varias discusiones con los promotores, Cohen pensó de pronto que necesitaba rasurarse. Fue hasta el estuche de su guitarra y después de encontrar su navaja, hurgó más y encontró un papel de LSD. Se giró hacia su banda y les preguntó si querían un poco. "¿Por qué no?", respondieron. Entonces Cohen tomó el papel, lo partió y se lo dio a sus músicos ―después de todo, se encontraba en Jerusalén. Para finalizar, Cohen se fumó un cigarro y, entonces sí, consideró que estaba apto para volver al escenario.

Mientras cantaba, Cohen recuerda que el LSD comenzó a hacerse presente bajo la forma de una visión del Antiguo Testamento, como si el público que lo escuchaba se hubiera convertido en la multitud de las 12 tribus de Israel. Al interpretar “So Long, Marianne” se apareció ante él la Virgen María, entonces lloró y buscó ocultar su llanto entre sus músicos, pero se dio cuenta de que ellos también lloraban.

Aunque, a su manera, las experiencias con psicodélicos son edificantes, esta historia no tiene moraleja, pues aquello que Leonard Cohen obtuvo de ese encuentro espontáneo con un papelillo de LSD no pudo haberlo tenido otra persona.

Fotos del día en el que se juntó la "plana mayor" de la psicodelia: Hofmann, McKenna y Shulgin en un día de campo

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/20/2015

Fotos inéditas de una rara conferencia de psicodélicos de 1983 que reunió a eminencias en el campo del desarrollo de sustancias psicotrópicas y exploración psiconáutica

Difícil hallar imágenes de un momento en el tiempo que haya reunido a tantas personalidades del movimiento psicodélico en un mismo espacio. Quizás se pueden encontrar gatherings de finales de los 60 con Timothy Leary, Allen Ginsberg y algunos artistas y personalidades más famosos, pero en lo que se refiere a poder puro de exploración y diseño de sustancias enteógenas la Conferencia Psicodélica de la Universidad de Santa Barbara ocurrida en la primavera del 83 es un extraño oasis, una especie de día fuera del tiempo.

[caption id="" align="aligncenter" width="582"] Clic para ver la imagen en Boing Boing[/caption]

Estas fotos de Cynthia Palmer publicadas en Boing Boing muestran el palmarés de la jornada; vemos estrellas de la contracultura como Albert Hofmann, Humphry Osmond, Ralph Metzner, Alexander Shulgin, Walter Houston Clark, Terence McKenna, Andrew Weil, Carl Ruck y Jonathan Ott. No aparecen en las imágenes pero formaron parte del evento también Leary, Joan Halifax y Kathleen Harrison (esposa de McKenna). Otros notables en las imágenes, que le sonarán a la comunidad psicodélica, son Peter Stafford, Rick Doblin, Deborah Harlow, Robert Forte, John Palmer, Jeremy Tarcher y Shari Lewis.

[caption id="" align="aligncenter" width="582"] Clic para ver la imagen en Boing Boing[/caption]

 

[caption id="" align="aligncenter" width="582"] Clic para ver la imagen en Boing Boing[/caption]

Si alguna vez hubo un buen lugar para "trippear" y tener expertos a un lado fue ese día de 1983, en plena época de Reagan y su famosa campaña contra las drogas. Esta fue una de las pocas conferencias realizadas durante ese momento de prohibición y estigma. Miles de dosis de LSD reunidas en la primavera de California, e igualmente impresionante el nivel intelectual de los ahí reunidos. El doctor Hofmann, por supuesto, pero también "Sasha" Shulgin, el padrastro del MDMA, descubridor del 2C-B y cientos de otras drogas de diseño; Weil, el médico de Harvard (que hizo que corrieran a Leary por dosificarle mescalina cuando era un alumno); Osmond, el famoso psicólogo que dio LSD a Aldous Huxley y a Cary Grant, entre otros; McKenna, el más famoso porrista (junto con Leary) de los psicodélicos en toda la historia; y una mención especial para Doblin, el ahora líder de la importante MAPS, que encabeza el renacimiento de la medicina psicodélica. Por cierto, ese día Shulgin anunció su descubrimiento del 2C-B.

[caption id="" align="aligncenter" width="728"] Clic para ver la imagen en Boing Boing[/caption]